Literatura

Carlos Martínez Rivas

Gente de Gallos: Gente Galla

Carlos Martínez Rivas Licenciada Lilly Soto Vásquez (*) Carlos Martínez Rivas es el más grande de los poetas después de Rubén Darío. Autor de “El Paraíso Recobrado” (1944); “Canto fúnebre a la muerte de Joaquín Pasos (1948); “La Insurrección Solitaria” (ediciones de 1953, 1973, 1982); La Insurrección Solidaria / seguida

El verbo implacable

Texto del Dr. Moisés Sotelo La jugadera de gallos estaba en su clímax, cuando algo pasó, que los apostadores quedaron impactados por la maniobra del foráneo de Boaco, que estaba actuando de mala manera. Chacalapa en un arrebato de cólera: “sos un hijo de puta” –el foráneo le replicó- “ya

El Gallo Comido

Texto del Dr. Moisés Sotelo Don Pablo Castro era un hombre de pocas pulgas. Pero también su vecino Arnoldo Arias era una santa paloma.  Ambos eran vecinos y familiares.  Arnoldo era aficionado a los gallos. Don Pablo ni sí ni no. Un día le llevaron Arnoldo dos gallos de pelea

Los gallos cocinados

Texto del Dr. Moisés Sotelo Don Ernesto Incer era un hombre rico, soltero y con muchas aficiones, ya fueran los deportes o cualquier otra actividad de esparcimiento en Boaco. Una de sus mayores aficiones eran los gallos. Tenía tantos gallos en sus propiedades, que pagaba para que otros se los

El gallo especial

Texto del Dr. Moisés Sotelo Ronaldo, después de toda una noche de gallos, llego a su casa muy cansado. Llevaba un gallo de pelea que había jugado esa noche. Con todo cuido agarro al gallo, lo acostó en su cama, encima de una almohada y lo cobijó con su sabana.

La fábula del anciano sabio y el dinero

Sin duda que ser emprendedor no es fácil. Un millón de obstáculos pueden estar en su camino todos los días. Pero un verdadero emprendedor debe enfrentarse  a los tiempos difíciles para avanzar hacia adelante. Precisamente, esta es una historia llena de reflexión. Érase una vez un hombre muy sabio que, al llegar

El cocinero del Rey

Cuenta la leyenda que el cocinero del rey en cierta ocasión decidió cocinarle un pescado que estaba a todas luces echado a perder. Como era de esperarse, el Rey enfermó por comer esa comida en descomposición, mando a llamar al cocinero para darle su escarmiento. Una vea que llego el

La bomba de agua del desierto

Un hombre estaba perdido en el desierto, destinado a morir de sed. Por suerte, llegó a una cabaña vieja, desmoronada y se encontró una vieja bomba de agua, toda oxidada. Se arrastró hacia allí, tomó la manivela y comenzó a bombear, a bombear y a bombear sin parar, pero nada

Así es que somos los nicaragüenses

El Poeta Pablo Antonio Cuadra. Esta fotografía fue tomada el…primero de Noviembre de 1993, por nuestro Director Mario Tapia, y publicada en el The Miami Herald. Agosto/Augusto *…/El tigre se agazapa …/es la fiera investida por sus crueles signos,…/Y ahora. ¡eso! ¡eso! ¡embiste! ¡Lo coge! ¡Ataca! ¡Derriba! …./¡Acomete, acomete con