Cartas al director

Hugo Torres Jiménez

Lic. Mario Tapia
Director de Gente de Gallos.

Estimado Mario:

Con esta nota estoy cumpliendo mi promesa de felicitarte por escrito por el éxito alcanzado con tu revista.

Hombré Mario, te confieso que cuando me hablaste, hace ya varios años, de tu proyecto, además de desearte suerte en aquel momento, en mi interior creí que no correrías muy lejos. ¿Qué tanto podrá hablar de los gallos, pensé, como para atreverse a sacar una revista que pretende poner a circular cada dos meses?

La verdad Mario es que me has sorprendido como estoy seguro lo has hecho con muchos al sostener la revista por varios años ya. Pero, sorpresa más agradable aún, es comprobar la calidad de su contenido, y no me refiero sólo a los temas relacionados con los gallos de pelea, sobre los cuales he aprendido mucho, sino a otras temáticas que, como los trabajos sobre la historia de nuestras ciudades y poblados y personajes relevantes de la misma, nos ilustran con ricos contenidos haciéndonos conocedores más profundos de nuestras raíces, cultura, tradiciones, folclor y cualidades de nuestra gente.

Me gusta la forma en que presentás la historia; por seria y objetiva y por agradable a la lectura. Quiero relevar a un primer plano tu trabajo – en base a entrevistas – sobre Carlos Fonseca, un verdadero héroe de este país. Algún día, cuando las visiones sobre la interpretación de la historia hayan madurado y las mezquindades políticas hayan menguado, será reivindicado como tal por toda la gente amante de la paz y la justicia.

Tengo, por todo esto, que felicitarte y darte un efusivo abrazo. Sé que trabajás con muy escasos recursos materiales y financieros y eso hace más meritorio tu esfuerzo. Seguí adelante con el mismo tesón de siempre.

Hugo Torres Jiménez.

Managua, 14 de octubre de 2003.

Nota: Bueno mi compañero y viejo amigo Hugo, me da mucha alegría recibir unas líneas tuyas, las cuales me prometiste desde hace varios meses. Creo que traer a la escena y a la memoria la obra y vida del Comandante Carlos Fonseca Amador, te impulsó, me alegro por vos, pero más por él. Nuestro trabajo fue un pequeño aporte a la historia de su gran esfuerzo por transformar la triste realidad de los nicaragüenses, que aunque aún muchos lo nieguen, influyó bastante. Gracias General Hugo Torres.