Apuntes de historia de la ciudad de León (Parte 2)

El primer alcalde de la ciudad de León, fue el español Sebastián Benalcázar y el último el Dr. Rigoberto Sampson. Solo se tienen registros de últimos 16 ediles ellos son: el Dr. Dámaso Pérez (1932), Joaquín Sacasa (1936), Roberto Debayle (1939), Max Somarriba (1942), Ernesto Robelo (1945), Ing. Carlos Arguello (1955), Dr. Gustavo Sequeira (1963), Dr. Rodolfo Salazar (1965), Dr. Leónidas Henríquez  (1971), Sr. Róger Blandón (1972), Oscar Sugrañez (1979), Danilo Munguía (1979), Salvador Meléndez (1980), Arq. Tomás Donaire (1986), Dr. Luis Felipe Pérez (1987) y Lic. María Elena Rojas.

Texto de
Mario Tapia
Miembro de la Academia de
Geografìa e Historia de Nicaragua (AGHN).

Parte 2 de 2

EI reconocimiento de la Independencia de Nicaragua por parte de España, el 25 de julio de 1850, despertó aún más la ambición e interés de los poderosos por apoderarse del país. Los británicos se apropiaron de la Costa Caribeña y nombraron a su «Rey Mosco» y nues­tros «hermanos» de Costa Rica se pliegan a los intereses ingleses para con­solidar como suya la zona de Nicoya (Guanacaste) que nos habían robado el 25 de Julio de 1824.

A esto se suma la firma del Tratado (Inglés-Norteamericano) Clayton-Bulwer en 1850, el cual introduce de cabeza a Nicaragua en la órbita doméstica de la política de los Estados Unidos y sobre todo por nuestra posición geopolítica vital, en ese momento del desarrollo de los norteamericanos y sus ambiciones Imperia listas en Latinoamérica.

El Tratado Clay ton-Bulwer señalaba que ni Estados Unidos, ni Gran Bretaña podían construir un canal en Nicaragua. O sea que, tanto los gringos como los británi­cos, ya habían decidido los destinos de Nicaragua.

El 19 de julio de 1852 cl gobierno de Laurano Pineda en Nicaragua, desconoce y rechaza las fronteras fijadas entre Nicaragua y Costa Rica por el imperialis­mo gringo e inglés. Todos los actos del Pre­sidente Pineda demuestran que fue uno de los Jefes de Estado más sobresalientes dignos que ha tenido la historia de Nicaragua.

En 1852, el país está con eternas luchas de poder de la clase política, e inclu­so, usando ya mercenarios centroameri­canos para subir y bajar gobiernos.

En 1850 nace el volcán Cerro Negro y surge, no como una fuerza, para terminar con la guerra fraticida del país ni esperanza para los leoneses, sino como una constante y permanente amenaza para la población y la agricultura con sus sismos y periódicas erupciones dañinas de arena y cenizas  sobré el departamento leonés. 149 años después,  nosotros fuimos testigo ocu­lar de su última erupción desde la Calle Real de León a las 10 y 15 de la mañana del 6 de Agosto recién pasado.

vista panorámica cerro negro
Vista de la ciudad de León y el volcán Cerro Negro desde el costado este de la sotea se la catedral.

Capital se traslada a Managua

Cinco meses antes de cumplir 328 años de fundada la capital de Nicaragua: LEON, el 13 de Febrero de 1852 la ciudad deja de ser la capital del país y el gobierno se traslada a Managua.

Un obispo golpista

Bajo el pretexto de desacuerdo con la decisión de Pineda de trasladar la capital a Managua, el político y Obispo de Nicaragua Jorge de Viteri y Ungo (de origen salvadoreño) en unión de  Trinidad Muñoz, Jefe de Armas, expulsan a Pineda y sus ministros a Honduras, provocando una situación anárquica tremenda, con cuatro gobiernos: el legítimo (Pineda) en el exilio y tres más  en el país, incluso la iglesia católica con el propio.

Managua, aldea indígena a las orillas del lago Xolotlán, se había convertido en las últimas décadas en refugio de numerosas familias que huían de las atrocidades cometidas por ambos bandos en disputas del poder, donde los vencedores violaban y preñaban a las mujeres e hijas de los vencidos y asesinaban a los derrotados. Managua florecía económicamente, era la población intermedia entre León y Granada.

El Obispo Jorge de Viteri y Ungo y Trinidad Muñoz, quisieron legitimar el golpe de Estado celebrando una Constituyente, a lo que los conservadores granadinos respondieron solicitando a su Asamblea permiso para enrolar en su ejército a mercenarios centroamericanos y por primera vez a norteamericanos, negado lo último por dicha Asamblea. Muñoz también quiso traer en ese momento mercenarios ingleses, de los acantonados en la Mosquita.

Sin poder restablecer el orden constitucional el Obispo y político Jorge de Viteri y Ungo y Trinidad Muñoz se retiraron del escenario político. Muñoz y Viteri inician una estrechísima relación con los conservadores gobernantes. Muchos historiadores señalan como a uno de los principales engendradores de la Guerra Nacional al Obispo Jorge de Viteri y Ungo.

Quienes elegían a los gobernantes

Las autoridades coloniales siempre fueron elegidas por la corona española hasta 1821. Los electos hacían y deshacían en Nicaragua, se apropiaron de todo, las encomiendas implicaban potestad sobre las tierras y nicaragüenses existentes por nacer dentro de la encomienda, –éstos no podían ni moverse de un lugar a otro–, nuestros pobladores no eran seres humanos para los conquistadores y sus herederos, e incluso para los curas, quienes se enriquecieron de la miseria y sacrificio de la población nicaragüense,–la evangelización en encomendada a los señores colonizadores no fue más que la explotación despiadada sin derecho a nada, hasta la muerte de los aborígenes y sus herederos y más bien la iglesia católica sirvió de aval para el exterminio de los nicaragüenses porque no eran creyentes–. El estado – Iglesia fue matrimonio monolítico desde tiempos de la colonia hasta Zelaya.

Por algo escribiría Fray Bartolomé de las Casas: “No es éste, señor, el camino de Cristo: no la manera de predicar su Evangelio; no el modo e costumbre de convertir las almas, sino propria la vía que tomó Mahoma, y aun peor que Mahoma, que decía haber venido in vi armorun: porque, a los que por armas sujuzgaba y su secta creían, daba la vida. Aquí, a los que con alegría y gana se subjectan y reciben a su Dios, los españoles despedazan los indios e infiernan las ánimas…”

La complicidad de los curas con los atropellos a la población nicaragüense fue la constante dominante entre los jerarcas de la iglesia católica, quienes ostentaron gran poder económico y político acrecentado durante los 30 años de gobiernos conservadores, hasta que la Revolución Liberal del General José Santos Zelaya, del 11 de julio de 1896, cuando separó el Estado de la Iglesia y confiscó sus bienes, los cuales eran los más cuantiosos de Nicaragua.

Hoy, cien años después, la grey de la Iglesia Católica tiene de nuevo gran poder e influencia política en el gobierno liberal del Dr. Arnoldo Alemán. Algunos analistas políticos aseguran que la iglesia católica de hoy tiene, quita y pone funcionarios y ministros. Es como una CLONACIÓN de la historia en un Estado que se dice laico en nuestra Constitución.

Durante la colonia muchos curas fueron denunciados por los mismos encomendadores de sodomía y de quitarles sus pequeñas riquezas a los aborígenes. O sea que se enriquecieron con la miseria y martirologio de la población nicaragüense, como muchos lo replicaron en los siglos anteriores y en las últimas décadas.

Hubo curas honestos y verdaderos misioneros de Cristo durante la colonia, como el mártir Obispo Antonio Valdivieso, asesinado a puñaladas por Juan Bermejo, sicario de los hermanos Con-treras. Otro que sobresalió por la defensa de los derechos humanos de los aborígenes fue Fray Bartolomé de las Casas. Muchos otros participaron por acción y omisión de los atro­pellos, sometimiento, crímenes y abusos en contra de la población nicaragüense.

Estamos seguros de que muchos de sus familiares y herederos, todavía hoy gozan de sus buenas fortunas en el mundo, aquí, en Latinoamérica y en España. No en balde el Papa Juan Pablo II y el Vaticano, han provocado una gran expectativa en todo el mundo al anunciar que están preparando un PERDON para el año 2 mil por los «errores históricos» de la Iglesia Católica en contra de la humanidad. Sólo en Nicaragua en los primeros 20 años de la colonización, con el aval de los curas y fe católica se cometió un genocidio contra más de medio millón de aborígenes nicaragüenses y su población fue reducida de 600.000 habitantes a tan sólo 11,137 nicaragüenses.

La dictadura de Somoza reprimió brutalmente a los estudiantes el 23 de Julio de 1959. La grafica fue tomada minutos antes de los asesinatos perpetrados a los estudiantiles.
La dictadura de Somoza reprimió brutalmente a los estudiantes el 23 de Julio de 1959. La grafica fue tomada minutos antes de los asesinatos perpetrados a los estudiantiles.

Despues de la independencia

Después de la proclamada indepen­dencia de Centro América, el 15 de Sep­tiembre de 1821, tenían derecho a elegir y ser electos solamente los grandes terrate­nientes, ricos comerciantes, los españoles y los hijos de los mismos nacidos en el país, así como los que supieran leer y escribir mayores de 18 años -los cuales se contaban con  los dedos de la mano-, ele­mentos que recoge la constitución de 1858, y que dio base para el período de los 30 años. O sea que el destino de Nicaragua estaba en  manos de cuatro personas; las mujeres no tenían derecho al voto, los aborígenes nicaragüenses no tenían dere­cho a nada, pero sí a pelear, morir y a tra­bajar por sus encomendadores y bailar al son que les ponían.

El primero de Abril de 1853, después de una carrera política que realizó como diputado, senador,  ministro de hacienda, prefecto y jefe de armas de Laureano Pine­da, Fruto Chamorro -antes conocido como Fruto Pérez- tomó el poder en Nicaragua y trasladó la sede del Gobierno a Granada.

Fruto, nacido en Guatemala, era hijo natural de Don Pedro José Chamorro Argüello y de la Sra. Josefa Pérez, guatemalteca. Según algunos historia­dores, Fruto vivió toda su vida en Guatemala y fue llamado por su padre para reconocerlo como hijo legitimo pocos días antes de su muerte.

Los abusos y excesos del gobierno conservador de Fruto Chamorro, la arbi­trariedad (según sus adversarios) de realizar elecciones para una nueva Asam­blea Constituyente que reformó totalmente la Constitución de 1838. Con éstas refor­mas, Chamorro se promulgó Primer Pre­sidente de la Historia de Nicaragua, duplicó su periodo de gobierno, imple­mentó restricción para ser elegido senador o Presidente (si no tenía el aspirante un importante capital), todo esto provocó el rechazo del partido liberal, que se alzó en armas con la ayuda de Honduras y El Sal­vador. Los liberales desconocieron al go­bierno de Chamorro y organizaron el pro­pio en León, en Mayo de 1854, poniendo como Supremo Director a Francisco Castellón, quien había sido expulsado por Fruto Chamorro junto con Máximo Jerez a Honduras.

Fruto Chamorro murió en su cama, a la edad de 51 años el 12 de Marzo de 1855, víctima de la disentería. «Don Fruto era de muy pequeña, pero fuerte estatura,  color bronceado, boca protuberante y risueña, ojo vivo, frente despejada y convexa, un poco aplanada en las sienes. Su voz un tanto nasal, pausada y suave, y su estilo lacónico y sentencioso», testifica en su obra maestra el historiador rnasayense Jerónimo Pérez, quien lo conoció per­sonalmente y  no le contaron cuentos. Ter­minó su período presidencial José María Estrada quien tomó posesión el 10 Abril de 1855.

20 años después de la masacre estudiantil la Revolución Popular Sandinista mando al traste a las fuerzas de la guardia de Somoza en la ciudad de León. Dirigió la lucha armada en la ciudad de León la comandante Dora María Téllez (foto de Cano).
20 años después de la masacre estudiantil la Revolución Popular Sandinista mando al traste a las fuerzas de la guardia de Somoza en la ciudad de León. Dirigió la lucha armada en la ciudad de León la comandante Dora María Téllez (foto de Cano).

Ocho gobiernos en seis años

La anarquía siguió multiplicándose en Nicaragua. Llegaron a existir OCHO GOBIERNOS diferentes en tan solo 6 años ellos fueron: Fruto Chamorro, José María Estrada, Francisco Castellón, Nazario Escoto, Patricio Rivas, Fermín Ferrer, William Walker, Tomás Martínez y Máxi­mo Jerez, todos resultados de la imposición y la fuerza.

Cómo llego William Walker

Francisco Castellón  hace contacto con el periodista norteamericano Byron Cole para contratar a mercenarios norteameri­canos para aniquilar las fuerzas de Fruto Chamorro. Las tropas contratadas por Byron Cole para Castellón, eran  las tropas de William Walker, las que estaban con­formadas por norteamericanos esclavistas del sur de Estados Unidos y cubanos colo­nialistas residentes en la Florida. Estas tropas habían sido ya derrotadas en Sono­ra, México, como fuerzas mercenarias en 1854.

William Walker, nació el 8 de Mayo de 1824 en Nashville, Tennesse, Estados Unidos. Se bachilleró en Alemania, estudió medicina en Paris, carrera que no terminó, trabajó como abogado sin serlo y ejerció el periodismo.

Por la historia y la verdad y para que las nuevas generaciones conozcan este documento que marcó y cambió la realidad nicaragüense en ese momento. «Gente de Gallos» lo publica íntegramente:

La contrata Castellon­ – Byron Cole

Tomado del archivo particular del his­toriador Dr. Alejandro Bolaños Gayer. Los documentos originales existen y están en manos de un salvadoreño, según afirma Don Alejandro.

Esta contrata fue sustituida por una de colonización a fin de ajustar el contenido a las leyes de neutralidad de los Estados Unidos:

Señor don Byron Cole

León. Octubre 11 de 1854.

Muy señor mío: Me impuse de las condiciones,  bajo las cuales pudiera usted hacer venir doscientos  hombres para el servicio de las armas. Las he meditado y habiendo usted expresado que admitían modificaciones,  propongo las siguientes:

 1.-Los hombres habrán de alistarse para todo el tiempo que dure  la guerra, bajo el título de “Falange Democrática”. Ellos nombrarán  los oficiales que deben mandarlos, bajo las órdenes  del General  en jefe del Ejército democrático, a quien estarán enteramente subordinados; así como deben estar sujetos a todo lo de organización y a las leyes penales de la ordenanza vigente en los delitos o faltas de disciplina

2.- Reconocerán, respetarán y obede­cerán como Director ó Presidente de Nicaragua al que actualmente existe con el carácter de provisorio o el que se establez­ca en lo sucesivo, sea cual fuere la persona que ejerza este destino, con tal que no sea de la oligarquía granadina, contra la cual luchan los pueblos.

3.- La falange desembarcará dentro de cuarenta días, contados desde el 15 del corriente, en el puerto de Realejo o en San Juan del Sur, según convenga, debiendo traer su correspondiente equipo de armas, o sean cincuenta rifles y ciento cincuenta fusiles de bayoneta; todo a disposición del Gobierno y del General en Jefe según va dicho en los artículos precedentes.

4.-El Gobierno asegurará a los indi­viduos que formen la falange, el rancho diario de totoposte y carne en cantidad suficiente para el alimento, y al fin de la campaña se les pagará todo el sueldo que devenguen durante ella, a razón de dos pesos diarios el Comandante que tendrá título de Coronel, de doce reales cada el Capitán, de un peso diario cada Teniente y cuatro reales también diarios, cada sargen­to, cabo y soldado.

5.-Concluido el tiempo del alis­tamiento, cada voluntario que sobreviva o los legítimos sucesores de los que fall­ecieren en la campaña, sin distinción de rango, habrán de recibir un premio de dos caballerías de tierras en varios puntos de los departamentos de Segovia y Matagal­pa, a elección del Gobierno, quien deberá nombrar un Comisario o Agrimensor, para medir dichos terrenos y dar posición de ellos a los agraciados, quienes por su parte nombrarán un procurador o abogado del país que los represente.

6.-Si la falange viniese cuando la campaña haya terminado, y el Gobierno de Honduras la necesitase, prestará sus servi­cios a aquel Estado, bajo las mismas condi­ciones, en concepto de ser amigo y aliado de Nicaragua; bien entendido, que no viniendo dentro de los cuarenta días gozará cada individuo una sola caballería de tie­rra de las dos que expresa el artículo 3.

7.-Todo individuo de la falange, por el hecho de tomar armas para el servicio del Estado, se considerará como ciudadano del país, tendrá los mismos deberes y gozará de los mismos derechos y garantías de que gozan los nicaragüenses, renunciando los fueros de su domicilio primit­vo.

8.-En este concepto, el señor Byron procurará que los hombres que aliste no tengan ninguna nota de infamia y sean de buena conducta é industriosos.

Tales son las modificaciones que me ha parecido bien proponer al señor Byron, y si ellas fuesen aceptadas, desearía se sirviera mandarme una copia íntegra de ésta carta, poniendo al pié su aceptación para mi gobierno.

También desearía saber, si el señor Byron pudiera encargarse de traer un mortero, con dos o trescientas bombas, á un precio regular y un ingeniero que lo maneje. Yo haría que se le pagase por el Tesoro Público, el valor del mortero y bombas, con un premio de un veinticinco por ciento, y el ingeniero doscientos pesos por dos o tres meses. Si éste viniese con la falange, dentro de los cuarenta días que fijo arriba, el sueldo comenzará á correrle desde el día de su salida de San Francisco; y si la guerra estuviese terminada, for­maríamos un arreglo para que se encargase de la instrucción de la artillería.

En fin, necesitamos polvera, y yo compraría de cuenta del Estado, cien quin­tales á principal y costo, con un premio equitativo.

Otro tanto digo respecto a  una canti­dad de plomo, que necesito igualmente.
Deseo lo pase Ud. bien, y que mande  a su affmo s.s.
Francisco Castellón

Adoptadas las bases contenidas en este documento, bajo la condición y en los términos que expresa cl convenio, celebra­do en ésta misma fecha.
León,  diciembre 28 de 1854.
(L.S.)-Byron Cole
Testigo: G. Morton’.

Desembarca Walker

El 13 de Junio de 1855, día de San Antonio, Patrón de los GALLEROS, desembarcó en El Realejo William Wal­ker, proveniente de California, después de recibir instrucciones directas del presi­dente Francisco Castellón, en León, el día 23 zarpó de nuevo de Punta Icaco (hoy Corinto) rumbo a la ciudad de Rivas, para establecer en la propia Ruta del Tránsito su base de operaciones. Walker sabia de la importancia de la Ruta del Tránsito de los pasajeros proveniente tanto del Este y Oeste de los Estados Unidos. El dueño de la ruta de vapores era Cornelius Vanderbilt, norteamericano de origen holandés.

Trinidad Muñoz, conocedor de los planes de Castellón y Walker, se los comu­nicó a Ponciano Corral, quien lo derrotó en la primera confrontación importante en Rivas el 29 de Junio de 1855. Primera y única derrota de Walker.

Castellón cometió una serie de errores que provocaron la autonomía de Walker y la contratación de  más mercenarios e inclu­so, había nombrado representante oficial a Walker de Nicaragua ante la Compañía Accesoria de Tránsito, empresa que nunca pagó un centavo al gobierno de Nicaragua -el 10% convenido-, pues su adminis­tración estaba en New York. El valor del pasaje de San Francisco a New York era de 250 dólares, el tránsito por Nicaragua lo valoraban en $25 y según ellos, sólo pérdidas  les dejó, lo cual no alcanzaba para pagar el 10% acordado al país.

Sin darse cuenta de la tragedia provo­cada por sus errores. Francisco Castellón murió víctima del cólera el 8 septiembre de 1855, tres meses después de contratar a William Walker.

El 13 de Octubre de 1855, William Walker toma Granada y bajo amenaza de muerte, firma un acuerdo de paz con Pon­ciano Corral y entre ambos nombran nuevo presidente de Nicaragua a Patricio Rivas. José María Estrada quien sucedió a Castellón, se asila en Honduras y el 21 de junio de 1856 quiso reorganizar su gobierno en Somotillo, en donde nombró jefe de su ejército a Tomas Martínez, pero una turba de exaltados liberales lo asesinan el 13 de agosto de 1856. Sus seguidores nombran a Nicasio del Castillo nuevo Presidente, cuyo gobierno se disolvió con la firma del acuerdo del 12 de septiembre 1857 entre ambos partidos.

A la muerte de Francisco Castellón, el 8 de septiembre de 1855 producto del cólera, es nombrado Supremo Director Provisional del gobierno liberal en León Don Nazario Escoto.

Aliado Walker con la Compañía Accesoria del Tránsito, derrota al gobierno conservador y toma Granada el 13 de Octubre de 1855, e inicia el asalto del go­bierno de Nicaragua. En ese momento la guerra toma dimensiones de carácter nacional, lo cual obliga a Conservadores y Liberales a organizarse en función de la soberanía nacional. El fin del sucesor de Castellón. Don Nazario Escoto no es cono­cido.

Una semana después de tomar Grana­da, Walker crea el 20 de octubre de 1855 el semanario «El Nicaragüense», teniendo como Director al abogado norteamericano John Tabor, con un cuerpo de dos páginas en inglés y una columna en español, el cual dejó de salir por última vez el 22 de Noviembre de 1857 cuando Walker incen­dia la ciudad de Granada

Ponciano Corral, jefe del ejército con­servador, y William Walker firman un tratado de  paz  y     nombran Presidente de la República a Patricio Rivas el 23 de Octubre de 1855. En los primeros meses Rivas fue un fiel servidor de Walker. La jerarquía católica encabezada por su Obis­po Don Bernardo Piñol y Aycinena, lucha­ban sin cuartel por los favores del merce­nario Walker.

A partir del Abril de 1856 las cosas comienzan a cambiar con la llegada al poder en el resto de los países de Cen­troamérica de gobiernos conservadores que miraban amenazados los propios con la presencia de Willian Walker en Nicaragua.

Patricio Rivas logra la autorización de trasladar la sede del gobierno nuevamente a León en Junio 1856. Rivas había tenido entendimientos secretos con los gobiernos de Guatemala, El Salvador y Honduras, iniciando así su independencia y la Guerra Nacional.

20 años después de la masacre estudiantil la Revolución Popular Sandinista mando al traste a las fuerzas de la guardia de Somoza en la ciudad de León. Dirigió la lucha armada en la ciudad de León la comandante Dora María Téllez (foto de Cano).
Hay un sentimiento anti-somocista profundo en la ciudad de León, sus paredes son elocuentes.

Primer acuerdo de unidad política

El 12 de Junio de 1856, el Jefe del Ejército Liberal Máximo Jerez y Tomás Martínez por los conservadores bajo las garantías de los ejércitos expedicionarios de El Salvador, Honduras y Guatemala se firma el único acuerdo de unidad política de la historia de Nicaragua, que permitió la integración de los ejércitos de Centroamérica en la guerra contra Walker.

Patricio Rivas, anula las elecciones convo­cadas que había exigido Walker. Éste respondió desconociendo a Patricio Rivas como presidente y nombrando a Fermín Ferrer el 20 de Junio. Rivas trasladó el go­bierno a Chinandega y mediante decreto nombra traidora William Walker, parte del decreto señalaba que Walker había tomado el poder por la fuerza y se había apropiado de las fincas de los que considera enemi­gos para dárselas a los gringos y de enaje­nar -expropiar- más de 500 mil acres de las mejores tierras a extranjeros residentes en Nicaragua con un valor mísero de CUA­TRO REALES el acre. También Walker decretó una ley de ausentes clonada por el gobierno sandi-nista en los años 80.

Los 22 días de gobierno de Fermin Ferrer, fueron para legitimar el asalto al gobierno por parte de Walker y llamara la población a la  realización de elecciones el 10 de junio de 1856, firmado por Patricio Rivas.

Primer fraude electoral de Nicaragua

Las elecciones se realizaron el último domingo de junio de 1856 y William Wal­ker resultó electo con el 70 % de los votos, presuntamente unos 23 mil votantes dcl total del país. «Los filibusteros votaron y algunos lo hicieron hasta 20 veces, eso fue un verdadero fraude», afirma Don Alejan­dro Bolaños Gayer, historiador e investi­gador de la vida de William Walker.

El 12 de Julio de 1856 William Walk­er tomó posesión del gobierno de Nicaragua. Ningún estado de Cen­troamérica reconoció al gobierno de Wal­ker, excepto el norteamericano, el emba­jador norteamericano en Nicaragua Jonh Wheeler dio el discurso de aceptación a nombre del Presidente de los Estados Unidos Franklin Pierde -al cual Walker dirigió una estrategia de acercamiento ra­tificando como su representante al cura Agustín Vigil, quién había sido nombrado por Patricio Rivas electo presidente por Walker y Corral. Vigil con su actitud colabora y bendice el retorno de la escla­vitud implantada nuevamente para el pueblo nicaragüense por William Walker ante Washington.

Ante la actitud de la iglesia nuestro genial RUBEN DARÍO, escribió: «Y llegó Walker a imperar en Granada y tuvo par­tidarios nicaragüenses, y hasta algún cura le celebró en un sermón, con citas bíblicas y todo en la Parroquia».

Walker, el 14 de julio había decretado el español y el inglés idiomas oficiales de Nicaragua, nombró y organizó su propia Corte Suprema de Justicia, formada por mercenarios norteamericanos, la cual se encargó de hacer los decretos confiscatorios de todos los que se oponían a William Walker. Éste fue firmado el 16 de julio, cuatro días después de tomar poder del gobierno.

Además de la guerra que tuvo que enfrentar William Walker con los ejércitos de Centroamérica y la unidad de las fuerzas nicaragüenses, también se vio en serios enfrentamientos con el dueño de la Compañía Accesoria del Tránsito, Cor­nelius Vanderbilt, a quien Walker estafó vendiéndole acciones falsas de la Com­pañía del Tránsito, en conjunto con un par de amigos Californianos. En esta acción Cornelius Vanderbilt perdió más de medio millón de dólares y lo obligó a desarrollar otra empresa de Tránsito por Panamá.

Ante la actitud de la iglesia nuestro genial RUBEN DARIO, escribió: «Y llegó Walker a imperar en Granada y tuvo partidarios nicaragüenses, y hasta algún cura le celebró en un sermón, con citas bíblicas y todo en la parroquia».

5,250 mercernarios participaron en la Guerra Nacional

La Compañía Accesoria del Tránsito, siguió funcionando con otros dueños por Nicaragua y fue pieza fundamental para que William Walker trasegara sus filibus­teros y armas de los Estados Unidos, según investigaciones del Dr. Alejandro Bolaños Gayer en su libro «El predestinado de los ojos grises», a través de la empresa naviera llegaron al país, 5,250 mercenarios (CINCO MIL DOCIENTOS CINCUEN­TA), de San Francisco llegaron desde 1855 a 1857, arribaron 1,300 mercenarios, de New York en la misma fecha; llegaron 1,400 filibusteros, de New Orleans en el mismo período, 2,500 mercenarios o fili­busteros, 50 mercenarios se enrolaron en Nicaragua. Estos hombres fueron trans­portados mediante canje (pasaje-impuesto) entre Walker y la empresa de Tránsito. La ruta del tránsito funcionó desde 1851 hasta 1857, otra empresa lo realizó desde 1863 a 1869.

Los 5,250 mercenarios en su mayoría eran norteamericanos, pero también había cubanos residentes en Florida. Se estima que murieron más de cuatro mil norteamericanos durante la Guerra Nacional, muchos de ellos por enfer­medades endémicas. Según registros históricos 1,080 mercenarios norteameri­canos fueron evacuados de Nicaragua a su país de origen después de la derrota de William Walker, entre ellos también se deportó a mujeres y niños de Estados Unidos.

Después de su derrota el 1 de mayo de 1857 en Rivas, William Walker sale del país el 5 de mayo a Panamá, en donde se embarca rumbo a New Orleans. Walker quiso regresar a Nicaragua en noviembre del mismo año pero no pudo.

Tres años después quiso desembarcar en Honduras, pero le fue impedido por la flota marítima norteamericana del Caribe encabezada por el Comodoro Bauldin. William Walker fue capturado en Honduras y fusilado el 12 de septiembre de 1860 por tropas hondureñas en Trujillo, en la zona del Caribe.

«El bucanero volvió a las andadas. Desembarcó en Honduras. Fue tomado pri­sionero en Trujillo y, para evitar nuevas invasiones, se le fusiló. Y la defensa con­tra el famoso yanqui ha quedado como una de las páginas más brillantes de la historia de las cinco repúblicas centroamericanas», señala en un escrito nuestro RUBEN.

RUBEN DARÍO escribió: «Cuando el Yanqui William Walker llevó a Nicaragua sus rifleros  de ojos azules, se hallaban los Estados Unidos harto preocupados con sus asuntos de esclavistas y antiesclavistas, y el futuro imperialismo estaba en ciernes. Si no, ha tiempo que Nicaragua ¡qué digo! Las cinco repúblicas de la América Central serian una estrella o parte de una estrella del pabellón norteamericano». Y agrega

Casa de Rubén Darío en la ciudad de León.
Casa de Rubén Darío en la ciudad de León.

RUBEN: «Los manes de William Walker deben estar hoy regocijados. Era aquel fi­libustero culto y valiente, y de ideas do­minadoras y de largas vistas tiránicas, según puede verse en sus Memorias, ya en el original inglés, muy raro, ya en la tra­ducción castellana de Fabio Carnevalini también difícil de encontrar. En tiempo de Walker era el tránsito por Nicaragua de aventureros que iban a California con la fiebre dcl oro. Y con unos vaporcitos en el Gran Lago, o lago de Granada, comenzó la base de su fortuna el abuelo Vanderbilt, tronco de tanto archimillonario que hoy lleva su nombre. William Walker era ambi­cioso; mas el conquistador nórdico no llegó solamente por su propio esfuerzo, sino que fue llamado y apoyado por uno de los partidos en que se dividía el país. Luego habrían de arrepentirse los que creyeron apoyarse en las armas del extranjero peli­groso. Walker se comió el mandado, como suele decirse. Se impuso por el terror, con sus bien pertrechadas gentes. Sembró el espanto en Granada. Sus TIRADORES CAZABAN NICARAGUENSES COMO QUIEN CAZA VENADOS O CONEJOS. Fusiló notables, incendió, arrasó. Y aún he alcanzado a oír cantar viejas coplas popu­lares:

La pobre doña Sabina
Un gran chasco le pasó
que por andar tras los yanques
el diablo se la llevó.

No se decía yanquis, sino “yanques”.

Por allá vienen los yanques
Con cotona colorada,
Gritando hurra hurra hurra
En Granada ya no hay nada.

El anterior escrito de RUBEN DARIO nos testifica la crueldad de los mercenarios gringos y la complicidad de un sector de la sociedad y la iglesia católica en la tragedia de la llamada GUERRA NACIONAL.

Dos presidentes en un mismo país

El 24 de junio de 1857, al retirarse Patricio Rivas del Gobierno, Máximo Jerez y Tomás Martínez asumen la presidencia. Caso único en el mundo en donde los dos eran presidentes de un mismo país, el humor nica los llamo el gobierno CHACHAGUA.

Los gobiernos de los 30 años

La contratación de Walker por parte de los liberales, a la cabeza Francisco Castellón, les dio a los conservadores la oportunidad histórica de surgir como aban­derados de la defensa de la soberanía nacional, antes bien de ser todo lo contrario en las décadas anteriores. Fue a los conser­vadores a quienes les tocó hacer la República unitaria, mientras los nortea­mericanos consolidaban su imperio.

Durante este período los conser­vadores guardaron distancia prudente de los Estados Unidos e hicieron vínculos con otras potencias europeas, sobre todo en los primeros años de éste gran período. Pero por otro lado Estados Unidos siempre mantuvo la amenaza de invadir o filtrar mercenarios a Nicaragua.

Los liberales leoneses quedaron a la deriva sin líderes y buscando el apoyo de los liberales del resto de países cen­troamericanos. El partido conservador fue el primer partido político que gobernó un país en América Latina por tres décadas entre 1857 y 1893, hoy sólo el PRI de México le supera.

El primero en gobernar por los con­servadores fue Don Tomás Martínez, quien gobernó desde 1857 hasta 1867, en tres períodos diferentes. Promulgó cl 19 de agosto la Constitución de 1858 que declar­aba a Nicaragua «República, soberana, libre e independiente». Martínez era leonés, nacido en Nagarote el 21 de diciembre de 1820 y murió en León el 12 de marzo de 1873.

Durante el gobierno de Martínez, se firmó el Tratado Cañas – Jerez y los Estados Unidos lo chantajearon para firmar el Tratado Chamorro-Bryan, bajo amenaza de enviar mercenarios filibusteros. Fue Tomás Martínez quien impulsó el primer trabajo de propaganda política directa, visitando los departamentos de Nicaragua en los años 1861/62.

En 1863, Martínez enfrentó una rebe­lión encabezada por el liberal Máximo Jerez, quien con el apoyo de los gobiernos de El Salvador y Honduras, quienes le habían dado mil hombres cada uno, se rebeló. Jerez. Fue derrotado en León el 28 de abril de 1863.

Al gobierno de Martínez le continuó el de Fernando Guzmán, hijo ilegitimo de doña Rosa Guzmán y del cura Camilo Solórzano Pérez de Miranda. Guzmán nació en Tipitapa y murió en Granada el 19 de octubre de 1891.

Se considera a Fernando Guzmán un hombre con ideas asombrosamente li­berales, aunque era de militancia conser­vadora. A su gobierno se le estima como el primer gobierno de reconciliación nacional en su época.

El Teatro Municipal se ha vestido de gala en el 475 años de la fundación de León, con diferentes actividades culturales entre ellas la presentación de la “Camarata Bach”, con música de José de la Cruz Mena y dirigida en esa ocasión por el Aleman Istvan Menich Horvath.
El Teatro Municipal se ha vestido de gala en el 475 años de la fundación de León, con diferentes actividades culturales entre ellas la presentación de la “Camarata Bach”, con música de José de la Cruz Mena y dirigida en esa ocasión por el Aleman Istvan Menich Horvath.

Vicente Cuadra hipotecó las rentas del estado

El primero de marzo de 1871 tomó el poder Vicente Cuadra, quien practicó una política de no gastar ningún centavo y mantener dinero en las arcas del estado con el fin de enfrentar cualquier sublevación militar.

Vicente Cuadra, para enfrentar inten­tos de guerra civil, realizó el primer caso de empeño de las rentas del Estado, hipote­cas contraídas con sus amigos ricos granadinos, a quienes les firmó bonos con las garantías de las rentas aduaneras del país con el cien por ciento de reconocimiento. O sea que si le prestaron 100 mil pesos, él pagó 200 mil. Esto provocó el enriquecimiento de numerosas familias de Granada.

A Vicente Cuadra le siguió en el go­bierno don Pedro Joaquín Chamorro Alfaro, granadino nacido el 29 de junio de 1818, ciudad donde murió el 7 de junio de 1890. Chamorro asume el poder luego de una destacada actuación política la cual lo llevó a ser el líder máximo del partido con­servador, desarrolló el Ministerio de Hacienda y las Relaciones Exteriores.

Pedro Chamorro fue quien imple­mentó el telégrafo en Nicaragua y también inauguró el ferrocarril entre Corinto y El Viejo.

Chamorro creó el departamento de Managua, al cual llamó Departamento de la República, segregándola del Departa­mento Oriental, lo que hoy es Granada. Algunos historiadores señalan a Pedro Joaquín Chamorro Alfaro como el primer Presidente de Nicaragua que se enriqueció desde el poder de la presidencia.

En la cadena de gobiernos conser­vadores a Pedro Chamorro, le sucedió en 1879 el gobierno de Joaquín Zavala, un hombre de filosofía «positivista», quien había sido observador oficial de Nicaragua en la guerra «franco prusiana» de 1870, en Europa.

Zavala fue un hombre que desarrolló la educación media en Granada y León con profesores europeos en Nicaragua, ter­minó de construir el Telégrafo en el país y el ferrocarril, aunque para beneficio per­sonal y particular de la sociedad «Chamo­rro-Zavala» desarrolló la caficultura nacional.

Zavala fundó la primera Biblioteca Nacional con cinco mil volúmenes y patrocinó la publicación de la primera edi­ción de la Historia de Nicaragua de Tomas Ayón.  Luchó, igual que su pariente Juan Zavala, por la construcción del Canal Interoceánico. Nombró a sus enemigos políti­cos más importantes con cargos en el exte­rior entre ellos al líder liberal leonés Má­ximo Jerez representante ante Washington.

En 1883 tomó el gobierno el Dr. Adán Cárdenas, rivense nacido el 22 de Febrero de 1836, graduado como el primer médico de la historia nicaragüense en Italia, Europa. Fue un hombre notable de la sociedad nicaragüense en su época. Murió en Managua el 12 de Julio de 1912.

Cárdenas fue diputado en dos oca­siones y Ministro de Relaciones Exteriores e Instrucción Pública, en 1880. Creó la Escuela de Artes y Oficios de Managua y fundó el instituto de educación media de Masaya y le dio una orientación popular a la educación. Su gobierno propició el Tratado Zavala – Frelinghuysen, de 1884, firmado por el expresidente Joaquín Zavala en Washington y rechazado por el Congreso norteamericano porque compro­metía a tropas gringas a garantizar la esta­bilidad en Nicaragua.

En busca de votos para su partido, Cárdenas elevó a Masaya a la categoría de departamento en 1886. Hoy el municipio de Cárdenas en Rivas lleva su nombre en su honor. Cárdenas fue quien expatrió al líder liberal José Santos Zelaya.

Evaristo Carazo, otro rivense, go­bernó desde 1887 a 1889. En ejercicio de su mandato murió el 1 de agosto de 1889, gobernó durante un periodo de paz en la región de Centroamérica y de estabilidad política en Nicaragua. Algunos histo­riadores aseguran que Cárdenas financió de su propio bolsillo acciones contra Wal­ker durante la Guerra Nacional.

Durante la guerra alcanzó el grado de Coronel y luego rechazó el grado de Ge­neral argumentando su vocación civilista. Igual que sus antecesores Carazo impulsó la educación pública a todos los niveles, apoyando de manera especial a la Univer­sidad de León. Creó un premio al mejor productor de café de Nicaragua, cultivo que impulsó grandemente.

Con motivo del inicio del nuevo siglo en 1899, Carazo formó una delegación ofi­cial para representar a Nicaragua en la exposición Universal en París en ese año. El departamento de Carazo hoy en su honor tiene su nombre.

El período de los llamados 30 años, clausuró con el arribo al poder de Roberto Sacasa quien termina el período presiden­cial de Evaristo Carazo muerto el l de agosto de 1889. Sacasa, nacido en la ciu­dad de El Viejo el 27 de febrero de 1840, murió en Managua el 2 de julio de 1896. Sacasa fue médico graduado en Francia con grandes honores.

Roberto Sacasa gobernó en dos perío­dos: el primero de 1889 a 1891, y el segun­do de 1891 a 1893. Sacasa, creó la Policía Urbana de Nicaragua y en Managua cons­truyó la penitenciaría y remodeló el princi­pal cuartel militar de la ciudad y construyó el Hospital Militar. No en balde tenemos hoy una inspectora nacional de la policía que se llama Eva Sacasa y leonesa.

Además de lo anterior, Sacasa mejoró las vías del ferrocarril y aumentó el tendi­do telegráfico, desarrolló la navegación de vapores en el Cocibolca y fundó la ciudad del Rama. Incluyó por primera vez en el presupuesto de la república la asignación de los salarios para los profesores de la Universidad de León, apoyó la fundación del colegio de la Asunción de León e inició la construcción del Instituto Central de Varones de Managua.

El Dr. Roberto Sacasa, fué quien nom­bró representante en el Cuarto Centenario del llamado descubrimiento de América a nuestro gran RUBEN DARIO como Se­cretario de la Delegación encabezada por Don Fulgencio Mayorga.

Nacen los grandes poetas leoneses
Salomón de la Selva.

Durante el largo periodo de los 30 años la educación tuvo un renacimiento, princi­palmente dirigida a la clase élite y la más rica de la nación. En la última década del siglo pasado surgen los grandes poetas leoneses como: Salomón de la Selva, naci­do en León el 20 de marzo de 1893 murió en 1959, se educó en los colegios leoneses en donde también dio clases, realizó estu­dios superiores en los Estados Unidos como: (Westerleigh Colegiate Institute. de Staten Island; Cornel y Columbia). Y dió clases en Nueva York y en el Williams Co­llege de Williamstown. de Massachussets (1916/17).

Salomón de la Selva.
Salomón de la Selva.

Salomón, nos dejó como testimonio maravillosos versos y poemas como: QUE MAS DECIR, en donde una de sus estrofas dice:

Y el afán de las gallinas todo el día
Picoteando sin fin, con el reguero
De pollitos tras ellas, y las pollas
Estremecidas bajo el pico del gallo,
Y el gallo más grande alegre y soberbio que un sargento
Que ha vuelto a la guerra.

O su maravillosa BALA que expresa:

La bala

La bala que me hiera
Será bala con alma
El alma de esa bala
Será como sería
La canción de una rosa
Si las flores cantaran,
O el olor de un topacio
Sin las piedras olieran
O la piel de una música
Si nos fuese posible
Tocar a las canciones
Desnudas con las manos.

Si me hiere el cerebro
me dirá: Yo buscaba
sondear tu pensamiento
y si me hiere el pecho
me dirá: ¡Yo quería
decirte que te quiero!

Alfonso Cortés

Ese mismo año, pero nueve meses después el 9 de diciembre de 1893, nace en la ciudad de León Alfonso Cortés, quien estudió hasta el cuarto año de bachillerato, dedicándose a impartir clases en las escuelas de pri­maria de León. El 19 de agosto de 1920.

Alfonso Cortés
Alfonso Cortés.

Funge como secretario del Juzgado de Agricultura de León. El 20 noviembre del mismo año viaja a México como delegado del diario «El Eco Nacional» a un congre­so de periodistas y gana el primer Premio en los juegos Florales de Quezaltenango con el poema «Odisea del Istmo» en 1922.

Recopila poesías dispersas de RUBEN DARLO para Francisca Sánchez (esposa de Darío) y ella en compensación, le da la casa que había heredado de RUBEN. En febrero de 1927 pierde la razón y muere en 1969.

Uno de los poemas más bellos de Cortés, es VENTANA y dice:

Ventana

Un trozo azul tiene mayor
intensidad que todo el cielo,
yo siento que allí vive, a flor
del éxtasis feliz, mi anhelo..

Un viento de espíritu pasa
muy lejos, desde mi ventana,
dando un aire en el despedaza
su carne una angélica diana.

Y en la alegría de los Gestos,
Ebrios de azur, que se derraman…
Siento bullir locos pretextos,
Que estando aquí, de allá me llaman!

Azarías H. Pallais.

El 3 de noviembre de 1884 nace en León Azarías H. Pallais. Ingreso al Seminario San Ramón donde se bachillera, continua sus estudios de Filosofía. En 1905 se va a Europa, al Seminario de San Sulpicio, en París en donde se gradúa en Derecho Canónico y es ordenado sacerdote. De Francia se traslada al Seminario León XIII de Lovaina y luego al Internacional de Roma; allí se gradúa en Teología. Muere en 1954.

Azarías H. Pallais
Azarías H. Pallais.

En contraste con la posición histórica de la Jerarquía católica de Nicaragua el padre Azarías H. Pellais, formuló toda una denuncia política y justificó la lucha armada del Héroe Nacional Augusto César Sandino, a quien agradeció su gesta patriótica escribiendo:

Todos pasan, sólo queda
Indeclinable, SANDINO.
Por sus pequeños hermanos,
¡Dios se lo pague!

Otro verso – protesta social de Pallais dice:

“Los que no somos gente”

Qué lástima, no puedo, disculpe, mas ahora yo tengo muchas cosas que arreglar. Otro día no vendrá usted de balde, mi amigo. Sin demora.

Cumpliré su demanda como si fuera mía.

Los que no somos gente llegamos a desdora, con las puertas cerradas, bajo la noche fría, fracasados gitanos de la turba incolora que volvieron y vuelven con la mano vacía.

No! No1 No!, todos pasan diciendo. Vuestras puertas.

Son para los caminos de las ciudades muertas, mundo, demonio y carne de las flores del mal.

Con tal que no nos cierre sus puertas de lejana claridad, Jesucristo, la dichosa Mañana, la Mayúscula Prima del divino misal.

Rubén Darío

En Metapa, a doscientos kilómetros de la ciudad de León, nace nuestro genial RUBEN DARIO el 18 de enero de 1867, durante el último año del gobierno de Don Tomás Martínez, DARIO, aunque no nació en León, vivió desde los primeros años de su vida en ésta ciudad que lo vió crecer, morir en 1916, y guarda sus restos inmortales en la Catedral Metropolitana.

Rubén Darío
Rubén Darío

DARIO fue y es el centro, eje y máximo exponente del Modernismo, eslabón entre dos generaciones del anterior movimiento. Su obra afectó la sintaxis, la prosodia y el vocabulario español. Muchos poetas españoles del 98, lo admiraron y algunos se aprovecharon y se valieron de DARIO para reavivar la tradición española.

Creemos que a España no le debemos nada. Pero si creen los españoles que algo le DEBEMOS los nicaragüenses por el idioma, con RUBEN, le PAGAMOS y nos quedan DEBIENDO.

El genio, a pesar de su grandeza indiscutible, jamás recibió ni el apoyo ni el reconocimiento a su estatura de parte de los gobiernos de turno de nuestro desdichado país. Ojalá algún día el ESTADO publiqué sus OBRAS COMPLETAS y las divulgue con la fortaleza necesaria para su conocimiento y valoración de las nuevas generaciones de nicaragüenses, se habrá de haber dado el primer paso para su RECONOCIMIENTO. Cualquiera de sus obras literarias es digna de ocupar la primera plana en las mejores ediciones del mundo y por supuesto, en nuestra humilde revista. Para recordarlo al azar escogimos el siguiente soneto:

Caupolicán

Es algo formidable que vió la vieja raza;
Robusto tronco de árbol al hombro de un campeón.
Salvaje y aguerrido, cuyo fornida maza
Blandiera el brazo de Hércules, o el brazo de Sansón.
Por casco sus cabellos, su pecho por coraza,
Pudiera tal guerrero, de Arauco en la región,
Lancero de los bosques, Nemrod que todo caza, desjarretar un toro, o estrangular un León.

Anduvo, anduvo, anduvo. Le vió la luz del día,
Le vió la tarde pálida, le vió la noche fría,
Y siempre el tronco de árbol de cuesta del titán.

“¡El Toqui, el Toqui”, clama la conmovida
Casta.

Anduvo, anduvo, anduvo. La Aurora dijo:
“Basta”
E irguióse la alta frente del gran Caupolicán.

La música de José de la Cruz Mena, los versos de DARIO, SALOMON, ALFONSO Y AZARIAS, se mezclaron para que en su época la ciudad de LEON fuese llamada la Atenas de Nicaragua y Centro América. A los que suman los poetas modernistas y destacados leoneses Juan de Dios Vanegas, Román Mayorga Rivas, Santiago Arguello, Lino Arguello, Antenor Sandino y Solón Arguello, (quien según poeta Julio Valle, hombre de siglo de Masaya, fue gran gallero en sus tiempos, tanto en Nicaragua como en México).

José de la Cruz Mena
José de la Cruz Mena

Más de 500 versos a León

Centenares de leoneses le han cantado a LEON en diferentes formas y existen más de 500 versos dedicados a la ciudad, a sus costumbres, tradiciones, calles, noches, gente, barrios, procesiones, iglesias , a su Virgen y sus mujeres, recopilados por el Dariano y leonés Don José Jirón Terán y que nos facilitó algunos, de los cuales les entregamos estrofas y otros completos como:

A León

Por Marcial Ríos Jerez
Yo le debo lo que soy,
Lo que tengo se lo debo,
Por eso en mi pecho llevo
Todo el amor que le doy,
Muy agradecido estoy
Lleno de honrada emoción
Tal compás de mi pasión
Con todo mi amor espero
Ser algún día el primero
En dar mi vida por León.

León

Por Juan Felipe Toruño (1947)
Amo esta calle sola de la noche,
Esta calle de León de Nicaragua,
En las que se oyen pasos de seres que no pasan
Y el tiempo muestra su jubón de estrellas.

León

Por Abelardo de los Olivos (1955)
Y al descender el sol lentamente hacia el
Ocaso
Dejando ver su últimos tintes en las torres,
Altivo, tenaz y fuerte se levanta el brazo
Del héroe que fulminará la metralla de los traidores.

León

Por Agustín Ascencio Bustillo (1960)
Fue la ciudad de Santiago
De León de los Caballeros”,
El primer Episcopado
Que hizo santos verdaderos…

León

Por Simona Lindo (1960)
Con actuación pacifica, serena,
Desechando los salvaje, lo brutal
De las corrientes que fluyen por tus venas
La nobleza elevará tu pedestal…

León

Por Eduardo García (1962)
Sus grandes alaridos alarman la ciudad
Sumida a veces
En una efervescencia
De tambores,
Que nacen en Subtiava
Y mueren en el Tololar…

León

Por Alfonso Cortés (1965)
Del puente, el Río Chiquito,
Estando el sol en poniente
Es una calle fulgente
Que termina en lo infinito….

León

Por Antenor Sandino Hernández (1966)
Oh Sutiava… Suchate, Señora de los ríos,
Nada te queda ahora de aquellos señoríos
De tu pasado indígena. Te arrasó la conquista…

Antenor Sandino Hernández, Leones nacido el 23 de junio de 1899, de origen humilde y autodidacta.
Antenor Sandino Hernández, Leones nacido el 23 de junio de 1899, de origen humilde y autodidacta.

A León

Por Shark R. (1967
León ¡eres hostil para  mi conciencias!
Cuando corro por tus calles, un loco
Español me siento.
Pero, cuando veo a tus muchachas quisiera
Ser Pizarro o un Pedro de Alvarado
Para hacer  de ellas,
Un rebaño de lindas ovejitas.

Al tamarindo de Sutiava

Por Joquín Sacasa Sacasa (1959)
Cómo has de haber sufrido anciano Tamarindo,
Cuando vieras pendiento de tus nervudas ramas
A Adiact que proclamara valiente: “no me rindo”
Como aquel Cuauhtémoc que pereció entre llamas…

León

Por Juan Rafael Guerra (1928)
La fama que le suman  grandes varones.
Su luz proyecta sobre la patria historia:
Es León, sin disputa, foco de gloria.
Metrópoli de ensueños y galardones…

León

Por Salomón de la Selva (1927)
Olor de mango y de guayaba
Me trae esta rápida puesta del sol,
Oh, repentino anocheceres en Subtiava,
Camino del mar! Olor de motas-atol.
Olor de nancites, fruta de fuego y oro,
Olor de nísperos de miel vegetal,
Olores como voces, como voces en coro,
Al toque de la oración en Catedral.

León

Por Humberto Ocón Murillo (1935)
De Nicaragua es la ciudad del brío,
Pues es cerebro y verbo que palpita,
Orgullo y gloria con Rubén Darío…

León

Por Angel González (1920)
Oh! Ciudad que en tu lecho adormecida
En la nobleza de tu porte pones
Cierta desesperanza de la vida:
Duerme, pues, entre sedas y festones
Que así te encontrará la Patria unida
Al arullo amoroso de tus LEONES…

León y Granada

Por Adolfo Serrano Villavicencio (1912)
El León occidental vive tranquilo
Robusto y vigilante vive tranquilo
Robusto y vigilante en la colina
Su dorada melena serpentina
Mecida por las brisas de la paz…

Granada la perla del Gran Lago
Ostenta su belleza hacia el oriente
Y en su límpida estrella  refulgente
Demuestra ese pueblo actividad…

León

Por José Santos Chocano (Peruano 1905)
León
Es el son,
La armonía entre cuerda y metal,
La bullente emoción
La embriaguez musical
De una augusta y solemne canción.

La gritería

Por Juan de Dios Vanegas (1915)
Está loca mi ciudad,
Loca de  grito y carrera,
Como si llenar quisiera
Sólo ella la inmensidad.
¡Quién los quince años tuviera y volara en libertad!…

Oda a León de Nicaragua

Por Salomón de la Selva (1919)
Y tus mujeres buenas,
León, incomparables, insuperables! Son como aquellas ideas fecundas y serenas
Que mi leonesa madre puso en mi corazón…

León de Nicaragua

(a Salomón de la Selva)
Por Claudia Lara (1941)
Nuestra Señora vigila
Una alcancía con llave.
Discuten, por las esquinas
Poetas y generales…

Te saludo, vieja León

Por Rubén Darío (hijo) (1944)
Ciudad de Rubén Darío,
De aquel divino cantor
Que si tuvo un desvarío
Fue un desvarío de amor…

Amanecer en León

Por Guillermo Bustillo Reina (Hondureño) (1946)
Tómbola de los sentidos,
Lírica alucinación;
Los pájaros entumidos
Se esponjan entre sus nidos
En los parques de León…

Universidad de León

Por Jesús Cornelio Rojas (1947)
Tras ese minervino licor que el alma humana
alienta a la conquista del mundo sideral,
igual que ayer vivimos, vendrán a ti mañana
gallardas juventudes de América Central…

Leon Viejo

Por Antenor Sandino (1968)
al pie del Momotombo que amamanta
con su pecho pletórico y desnudo
el infinito azul, que el lago canta,
yace León Viejo, como un roto escudo.
La sombra de Pedrarias todavía
se ve pasar por la ciudad sombría
espantando las aves agoreras.
Que después el volcán hizo su estrago
al derramar la copa de su lago
con sacrílega sangre, los Contreras…

A León

Por Francisco Obando Somarriba (1968)
Vengo para cantarte como Rubén Darío,
Salomón de la Selva y Alfonso Cortés,
con el alejandrino listo en el desafío
en favor del humilde, en contra del burgués…

Ruina de León Viejo

Por Isidro A. Oviedo y Reyes (1968)
Pedrarias se levanta del pasado
con su adusta semblanza de señor
Valdivieso asesinado sin pecado
y Córdobas hace un gesto de dolor….

El barbero de mi barrio

Por Juan de Dios Vanegas
Sacude la butaca, prepara las tijeras
y asienta la navaja con precipitación;
pero al mirar el arma, resurgen sus quimeras
de patriotismo ardiente, dentro del corazón…

El ha sido valiente. Doradas charrateras
de General, el pueblo le puso, una ocasión;
y la bala de un yanqui rompióle las traseras,
cuando, prendido en ira, defendía su León.

Y piensa. “¿Ya no hay guerras…? habré de resignarme
a morir en la cama, después de confesarme,
con un Cristo de frente, que me ha de
Bendecir…?

¡Jamás! ¡Eso es muy triste! ¡Yo quiero en la batalla,
viendo venir la lluvia más negra de metralla,
gritando: ¡Fuera el yanqui!, como un héroe
morir”.

La revolución liberal

Después de treinta años de gobiernos conservadores teológicos y confesionarios, la aristocracia elitista granadina se consolidó poderosamente, el General José Santos Zelaya, un liberal no leonés toma el poder por las armas después de varios exilios vividos productos de sus conspiraciones políticas para derribar a los gobiernos conservadores y sobre todo al último del Dr. Roberto Sacasa.

La oligarquía granadina había monopolizado toda la riqueza del país, principalmente la exportación del café. Para esa época los oligarcas de Managua, también ya rivalizaban con el mismo producto con la de Granada, pues en 1897, se producía en las sierras del Crucero el sesenta por ciento del café de Nicaragua.

El ejercito del General Zelaya llego a tener 34,000 hombres en armas, el doble de lo que tiene hoy nuestro Ejército Nacional.
El ejercito del General Zelaya llego a tener 34,000 hombres en armas, el doble de lo que tiene hoy nuestro Ejército Nacional.

Zelaya, nacido en Managua el 1 de noviembre de 1853, estudio en Francia a nivel de liceo en Versalles y llegó a dominar varios idiomas. Cinco meses después, de una brevísima lucha revolucionaria, Zelaya, estaba proclamando su nueva Constitución el 10 de diciembre de 1893, la cual fue y es conocida como La Libérrima, modernizó totalmente el estado y rompió la relación secular con la Iglesia Católica.

La Libérrima hizo desaparecer las limitaciones económicas como barrera para ser electo Presidente del país, rompió el elitismo educativo, le dio a los ciudadanos el derecho al voto e identidad al pueblo de Nicaragua. Luchó por recuperar la Costa Atlántica, en manos de los ingleses hasta lograrlo, instauró el matrimonio civil y único reconocido por el estado, desarrolló el ferrocarril entre La Paz Centro y Managua y entre Masaya, Masatepe y Diriamba, impulsó el telégrafo  y modernizó el ejército, llegando a tener el mismo más de 34 mil soldados, el doble y más de lo que tiene hoy en 1999 el Ejército Nacional, “No es, ni puede aspirar a ser nación, el país que carece de fuerzas para defender su autonomía…” , expresó Zelaya en su momento.

En sus 16 años de gobierno, enfrentó guerras contra Honduras y El Salvador en 1907, la cual ganó asombrosamente en la “Batalla de Namasigue en Choluteca”. Su ambición por dominar políticamente Centroamérica lo llevó a realizar su apoyo incluso a los liberales de Ecuador y Colombia. Lo anterior lo llevó a enfrentarse con la política del DESTINO MANIFIESTO DEL CARIBE de los Estado Unidos.

Desgastado económicamente su gobierno por los constantes enfrentamientos militares, la deuda pública creció a un ritmo anual de 17% lo cual incluso obligó a su gobierno a prestarle dinero a los ricos granadinos.

José Santos Zelaya no sólo enfrentó a sus enemigos conservadores, a la Iglesia Católica encabezada por el obispo Simeón Pereira y Castellón (a quienes los liberales trataron de expulsar por contrarrevolucionario en 1894), sino también internacional (especialmente norteamericana) y de sus propios correligionarios liberales leonéses, una de las más graves ocurridas 1897.

La contrarrevolución conservadora del 11 de octubre de 1909, iniciada en la Costa Atlántica y apoyada solapadamente por los Estados Unidos, triunfa en 1910 y obliga a renunciar a Zelaya bajo presiones norteamericanas con la famosa NOTA KNOX del 1 de diciembre de 1909, carta originada por la muerte en combate en las riberas del Río San Juan, de dos gringos mercenarios que prestaban sus servicios con los conservadores. Ellos eran de apellidos Cannon y Groce.

En este momento de la historia, la guerra Hispano  – Americana (Norteamericana) había liquidado al imperio español, en la cual estaban en juego las islas del Caribe, principalmente Cuba y Puerto Rico, así como las Filipinas y Hawai, anunciando desde la toma de esta última; la separación del Istmo de Panamá de Colombia y su independencia el 3 de noviembre de 1903.

Desde entonces, los Estados Unidos, que estaban construyendo el Canal de Panamá como un proyecto Estatal y no privado, comenzaron a actuar en toda la región del Caribe y Centroamérica como POLICIAS DE LA REGIÓN.

La intervención  directa de tropas norteamericanas en Nicaragua se dio en 1912, durante el gobierno conservador de Adolfo Díaz. A esto se suma el estallido de la Primera Guerra Mundial, (1914  – 1918), de Alemania contra Europa, provocaron el interés inmediato de  Estados Unidos de hegemonizar toda la región, quedando Nicaragua dentro de la influencia de interés de imperialismo  gringo.

La cooperación internacional, principalmente alemana, ha hecho posible la construcción de viviendas para la población de escaso recursos.
La cooperación internacional, principalmente alemana, ha hecho posible la construcción de viviendas para la población de escaso recursos.

A la renuncia de Zelaya, le sucedió el abogado leonés  y antizelayista José Madríz, quien renunció de la presidencia el 28 de agosto de 1910, seis días después que la contrarrevolución conservadora entra triunfante en Managua. Zelaya, murió en New York en 1919, sus restos  fueron repatriados a Nicaragua en 1930. Con el triunfo conservador en ese momento de la historia, el partido liberal prácticamente queda proscrito.

El triunfo de la revolución conservadora no sólo afectó a los liberales, sino también a nuestro mejor ciudadano del MILENIO y de nuestra historia: RUBEN DARIO, quien había sido nombrado en 1909, por el General José Santos Zelaya, representante de Nicaragua al “Primer Centenario” de la Independencia de México. Quedó nuestro pobre RUBEN en ridículo y a la deriva, primero en Cuba y luego en México, sin un centavo en la bolsa y pasando calamidades, al no ser ratificado por el gobierno conservador de Juan José Estrada, no pudiéndolo recibir nadie por el gobierno azteca.

Algunos leoneses liberales, en el anonimato en la época antizelayistas, incluso publicaron un himno que dice así:

Himno
Patriótico

Por el Pochoteño (anónimo)
León 3 de marzo de 1896
Al combate leoneses ya suena
en el campo el guerrero clarín,
nuestro cuello tendrá su cadena
si Zelaya nos vence en la lid.

No escucháis una voz misteriosa
que en los aires leoneses os llama
el sonar de monedas no inflama
vuestros pechos y hacia él no corréis?

Muerto Rivas, Barquero y Gamboa
y la heróica falange de bravos,
proseguís de pobrezas esclavos
si en Managua riquezas tenéis?

A Managua leoneses, lleguemos,
lo sabéis para todos un solio,
viviréis en aquel  capitolio
donde todos sus uñas podrán.

Afilad esas armas, soldados,
que repletos América os vea,
que en Oriente la marca se lea:
la riqueza del país aquí fue.

A Managua leoneses lleguemos, enfrente
nos espera opulenta adalid,
afilemos las uñas y el diente
para hincarlos en rico botín.

No temáis al escrúpulo vano
de honradez, para León débil muro,
acercaos con paso seguro
sin que tiemble jamás vuestra mano.
a Managua leoneses entremos,
estarán sus calles desiertas,
ni un mastín hallaréis en sus puertas
no perdáis la dichosa ocasión.

Nota: Por el respeto a la historia, memoria de los nicaragüenses que con sus actos han marcado el camino que nos ha tocado vivir, desde la Revolución Liberal de Zelaya, los gobiernos conservadores siguientes, la intervención Norteamericana, la lucha del General Benjamín Zeledón, la Revolución  del General José María Moncada, la lucha del General Augusto C. Sandino y su asesinato, la dictadura de los Somoza y la Revolución Sandinista, acontecimientos históricos que trastocaron lo más profundo de nuestra vida política y social, serán temas a los cuales  nuestra Revista “Gente de Gallos”, les dedicará investigaciones y capítulos especiales en próximas ediciones.

Rigoberto López, Sandino y Zeledón merecen reportajes e investigaciones especiales.
Rigoberto López, Sandino y Zeledón merecen reportajes e investigaciones especiales.

León hoy

El León de hoy no está al pie del volcán Momotombo, no tiene más de cien pueblos, ni 15 mil habitantes aborígenes como lo describían cronistas españoles.

León tiene ahora, 862 km. Cuadrados y una población de 336,894 habitantes, según el último censo del año 1995, en sus 11 municipios que lo conforman.

Los municipios que forman el departamento de León son los siguientes: León, Larreynaga, La Paz Centro, El Sauce, Nagarote, Telica, Achuapa, Santa Rosa del Peñon, Quezalguaque, El  Jicaral y San Nicolas (éste último municipio que actualmente aparece como parte del departamento de Estelí y pertenece a León).

Igual que en el resto del país, el departamento de León  también duplicó su población en los últimos 25 años, teniendo 171,447 mujeres, que corresponden al 50.9 % de sus habitantes y 165,447 hombres, que es  el otro 49.9% del total. Sus centros universitarios también se han incrementado últimamente con cuatro universidades privadas a partir de 1994. Algunos leoneses aseguran que la Universidad Nacional, en algunos proyectos de profesionalización, también está privatizando, provocando inseguridad a los estudiantes de escasos recursos.

“La población analfabeta se ha incrementado durante los dos últimos gobiernos, luego que eliminaron los programas para combatirla, por eso actualmente tenemos un alto índice de analfabetos en León, que alcanza el 32.2% en lo rural y el 11.9 en lo urbano, para combatirlo estamos trabajando con la cooperación española para darle respuesta”, expresa el Dr. Rigoberto Sampson Alcalde de León.

La solidaridad internacional ha contribuido grandemente en los últimos años al desarrollo de León. En la gráfica el Dr. Jurgen Gotthardt, el alcalde Dr. Rigoberto Sampson y el senador de Hamburgo, alemanes Dr. Willfried Maier durante conferencia en León el 18 de octubre 1999.
La solidaridad internacional ha contribuido grandemente en los últimos años al desarrollo de León. En la gráfica el Dr. Jurgen Gotthardt, el alcalde Dr. Rigoberto Sampson y el senador de Hamburgo, alemanes Dr. Willfried Maier durante conferencia en León el 18 de octubre 1999.

“Sin embargo, es el desempleo, por falta de inversión en la producción, lo que provoca que tengamos un índice de pobreza extrema del 41.5% según las Naciones  Unidas en el departamento, haciendo que el mismo sea el más importante y grave en León”, señala el Alcalde Sampson y agrega: “Otro problema a superar es la reparación y desarrollo de la infraestructura dañada, por los fenómenos naturales en el departamento en los dos últimos años”, enfatizó el edil.

El 48.9 % de la población del departamento de León está en edad estudiantil. El 37.3% son amas de  casa y el 2.7% está incapacitado. En cada casa del departamento de León, viven un porcentaje de 5.8 personas según estadísticas de INEC del último censo de 1995.

León y sus tradiciones culturales

A 475 años de fundadas la ciudad de León, el 24 de Septiembre, los leoneses celebraron también los 87 años de oficializada la Virgen  de la Merced como Patrona de la Metrópoli, en 1912 por el Obispo  Simeón  Pereira y Castellón, (aunque la Virgen de la Merced es la patrona oficial desde la fundación de la ciudad de León y su iglesia el 15 de junio de 1524). La procesión, la cual observamos, fue toda una gran demostración de fe, la misma recorrió 73 cuadras de la ciudad, las cuales recibieron a la imagen bellamente adornada por sus devotos, terminando con la celebración de la Santa Misa  celebrada por el obispo de la diócesis Bosco Vivas Robelo.

La Sra. Alcaldesa de la ciudad de Granada Doña Tatiana Raskosky de Chamorro, invitada por el alcalde de la ciudad de León, recorrió los principales lugares históricos en compañía del edil leones Dr. Rigoberto Sampson
La Sra. Alcaldesa de la ciudad de Granada Doña Tatiana Raskosky de Chamorro, invitada por el alcalde de la ciudad de León, recorrió los principales lugares históricos en compañía del edil leones Dr. Rigoberto Sampson.

A las tradiciones religiosas en el 475 Aniversario de León, también se han sumado diferentes actividades culturales realizadas en el Teatro Municipal, como la de la Camarata Bach, el 30 de Agosto inaugurada con una disertación sobre José de la Cruz Mena por el Ex -Rector de la Universidad Nacional Dr. Carlos Tunnerman. Le continuó la realización de un bello concierto de música del clásico Mozart y valses de José de la Cruz Mena en la Catedral Metropolitana el 5 Septiembre, ejecutada por destacados músicos de las orquestas sinfónicas de Centroamérica  y el Director de Orquesta Europeo. Se suma a lo anterior una lección magistral de historia de León y Granada, del granadino Jorge Eduardo Arellano, el 23 de septiembre.

Aunque no ha sido tradición leonesa el baile de la gigantona de los diferentes barrios de la ciudad salir todos los días, hoy han salido a mover el esqueleto todas, (desde la Estrellita hasta la última gigantona y su enano cabezón) las cuales ahora a diario por las calles de León, reviven los cuentos de “El Cadejo”, el “Coronel Arrechavala”( quien a pesar de todo sigue teniendo novias en las aceras de León), el “Cura sin Cabeza” (leyenda que recuerda el asesinato del Obispo Antonio Valdivieso por el sicario de los Contreras, Juan Bermejo en León Viejo en 1549) y el “Punche de Oro” (del barrio indígena de Sutiava).

la gigantona de León.
La gigantona de León.

Pero no todo ha sido sangre, muerte y destrucción en la historia entre leoneses y granadinos. Precisamente, como parte de la búsqueda de acercamiento para limar las rivalidades (surgidas desde que Granada nació como provincia en 1824) y en busca de ayuda mutua la Sra. Alcaldesa de Granada Doña Tatiana Raskosky de Chamorro, invitada por el Alcalde Dr. Rigoberto Sampson, recorrió los centros históricos de León, no para incendiarlos como en el pasado lo hicieron los granadinos y enemigos de los leoneses, sino para admirarlos y ofrecer su apoyo para desarrollar ambas ciudades (verdaderas joyas coloniales).

Ojalá este primer paso de la alcaldesa granadina Doña Tatiana Raskosky y del edil leonés Dr. Rigoberto Sampson Granera, continúe para bien de la historia y desarrollo de ambas ciudades, para que el espíritu de su fundador Don Francisco Hernández de Córdoba deje de penar y los más de 500 mil nicaragüenses que sufrieron martirologio en los  primeros  20 años de su historia a manos de los asesinos “conquistadores” descansen en paz.

Pero no todo ha sido sangre, muerte y destrucción en la historia entre leoneses y granadinos. Precisamente, como parte de la búsqueda de acercamiento para limar las rivalidades (surgidas desde que Granada nació como provincia en 1824) y en busca de ayuda mutua la Sra. Alcaldesa de Granada Doña Tatiana Raskosky de Chamorro, invitada por el Alcalde Dr. Rigoberto Sampson, recorrió los centros históricos de León, no para incendiarlos como en el pasado lo hicieron los granadinos y enemigos de los leoneses, sino para admirarlos y ofrecer su apoyo para desarrollar ambas ciudades (verdaderas joyas coloniales).

Ojalá este primer paso de la alcaldesa granadina Doña Tatiana Raskosky y del edil leonés Dr. Rigoberto Sampson Granera, continúe para bien de la historia y desarrollo de ambas ciudades, para que el espíritu de su fundador Don Francisco Hernández de Córdoba deje de penar y los más de 500 mil nicaragüenses que sufrieron martirologio en los  primeros  20 años de su historia a manos de los asesinos “conquistadores” descansen en paz.

Doña Tatiana Raskoski de Chamorro Alcaldesa de Granada y el Doc. Rigoberto Sampson Alcalde de León en la gráfica los alcaldes en el campanario de la capital metropolitana el 23 de septiembre de1999.
En la gráfica la Sra. Alcaldesa de la ciudad de Granada Doña Tatiana Raskosky de Chamorro y el Dr. Rigoberto Sampson, edil de la ciudad de León en el campanario de la Catedral Metropolitana el 23 de Septiembre de 1999.

Pero sobre todo para que sea una lección que NO DEBE olvidarse ni REPETIRSE más entre nuestras futuras generaciones de nicaragüenses. Y porque los herederos de los “encomenderos” y la clase política en el país está APLAZADA  con una deuda eterna e impagable con los Nicaragüenses. Necesitamos y queremos un país de OPORTUNIDADES y FUTURO para todos, y no un país de OPORTUNISTAS.

Fuentes: Crónicas de Indias, Fray Bartolomé de las Casas, Historias de Don Jerónimo Pérez, Walker del Dr. Alejandro Bolaños Gayer, Gobernantes de Nicaragua de Aldo Díaz, Biografía de Rubén Darío, Salomón de la Selva, Alfonso Cortés,  Azarías H Pallais, INEC, Alcaldía de León, Archivo privado de don José Jirón Terán y el Archivo Histórico Diocesano de León  

Articulo publicado en Agosto de 1999