Historia de Tisma

A: Ricardo Trejos Maldonado

Texto de
Mario Tapia
Miembro de la Academia de
Geografìa e Historia de Nicaragua (AGHN).

Para conocer Tisma hay que pasar por Masaya. El pueblo de Masaya fue, desde la colonia española, parte del partido de León, como consecuencia de la división política provocada por la creación de las Intendencias, en virtud de las Ordenanzas Reales de 1786. Fue su primer Intendente don Juan de Aysa. Dos años después, en 1788, el Coronel Aysa propuso la creación de nuevos Partidos, entre ellos, el partido de Masaya, su moción incluía a los pueblos de Nindirí, Catarina, San Juan, Niquinohomo, Nandasmo, Jinotepe, Diriamba, Jalata y Masatepe. El Cantón de Tisma, no aparece incluido en dicha intención, o no existía todavía como referencia. El partido no se formó.

Masaya fue el segundo pueblo que los españoles visitaron y que los aborígenes vieron pasar en su ruta hacia IMABITE, después que los conquistadores españoles fundaron Granada el 21 de abril de 1524, junto al pueblo indígena de Jalteva y el lago Cocibolca.

Algunos historiadores estiman que fue en los primeros días del mes de mayo del mismo año.

Según el cronista Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdez, quien visitó la región de Masaya y Nindirí en julio de 1529, en los pueblos alrededor de la laguna de Masaya vivían más de cien mil personas. Los primeros pobladores del departamento de Masaya fueron los Chorotegas de origen mejicano, que viajaban hacia el Sur del continente.

Los Chorotegas llegaron al Golfo de Fonseca, al cual le dieron el nombre de “Lugar de huida o de refugio”. Después de arribar a Nicaragua los primeros Chorotegas tomaron los nombres de Nagrandanos y Dirianes. Los Nagrandanos poblaron las planicies del occidente y los Dirianes las alturas del Pacifico.

Los pueblos más importantes de los Dirianes fueron: Nindirí o Lenderí, Masaya, Ticuantepe, Monimbó, Diriega, Niquinohomo y los pueblos Namotivas (hermanos o vecinos). El último cacique de Nindirí, independiente soberano y libre NACATIME, quien luego de bautizarse tomó el nombre español y cristiano de Don Francisco. Los dominios del Cacique NACATIME, se extendieron muchos kilómetros alrededor de la hoy ciudad de Nindirí, y posiblemente también muchas de las tierras planas y fértiles del municipio de Tisma estuvieron bajo su dominio.

Una gran organización social

El cacicazgo de los pueblos de Masaya era bien organizado. El matrimonio era la base de la familia. Los hombres solamente tenían derecho a una sola esposa, de la cual se separaban hasta que se divorciaban o uno de ellos moría. Los maridos salían de la casa o a trabajar, hasta que dejaban encendido el fuego de la cocina y barrida la casa por la mañana. El cacicazgo de Nindirí practicó, desde tiempos ancestrales, la piscicultura y pescaban usando redes. Adoraban muchos dioses y practicaban la brujería entre ella, el culto a la bruja del volcán.

Buenos guerreros

Según el cronista Oviedo y Valdez, los arcos y flechas eran de “Lindas y buenas maderas”. Los aborígenes de la región de Masaya eran “teófagos” (o sea que temían a la ira de sus dioses) y no comían carne humana.

Eran buenos artesanos de la cabulla, henequén, madera, cuero y los tejidos de bejuco. Vendían sus productos en los TIANGUEZ, actividad ejercida únicamente por las mujeres. Practicaban un comercio a base del trueque; sin embargo, las plumas de colores y el cacao servían de moneda.

Los aborígenes de Tisma dejaron muchas huellas.
Los aborígenes de Tisma dejaron muchas huellas.

El cacao era contado por contles, xiquipiles y cargas. Un contle constaba de cuatrocientas almendras; un xiquipil, de veinte contles y una carga, de tres xiquipiles. Los bienes se heredaban de padres a hijos legítimos.

Cuando el difunto carecía de hijos, sus bienes pasaban al Estado. Tenían buena distribución y uso de la tierra para cada trabajador de la misma.

Hubo esclavitud

Como sistema social no existió la esclavitud entre los aborígenes de Masaya, ni en los cacicazgos de la región occidental del país. La esclavitud fue un estado de excepción y, además, voluntaria o por necesidad económica.

Se convertían en esclavos: los tahúres o jugadores que no pagaban sus deudas en los plazos fijados para cumplirlas; el hijo incorregible, quien era vendido por sus padres a perpetuidad o por plazo; la mujer de conducta libertina y licenciosa, que se vendía como esclava, para comprar adornos y convertirse en vaga, mientras llegaba el plazo de su propia entrega al comprador; los vagos y holgazanes para gozar, como la ramera, del precio de su venta; y los padres de familia, que en época de peste o hambre, se vendían a sí mismo para alimentar a sus hijos y poder subsistir a los flagelos públicos; y, finalmente, los delincuentes que se vendían también para pagar lo hurtado o la indemnización por la justicia en diferentes clases de delitos. La esclavitud no era absoluta ni completa, el esclavo podía adquirir bienes y poseía hogar y conservaba una libertad relativa.

Eran delitos el hurto, el homicidio, el adulterio de la mujer y los actos contrarios a la inclinación natural de los sexos y los actos en contra del honor de la mujer y del hogar. El adulterio, así como el homosexualismo, tenían severas penas e incluso la pena de muerte.

Nindiri fue encomienda de Diego Machuca de Suazo

En el año 1529, aparece el pueblo de Nindirí como encomienda de Diego Machuca de Suazo, quien más tarde sería el descubridor del Desaguadero o Río San Juan. A la muerte del Capitán Machuca, heredó la encomienda de Nindirí su viuda, doña Catalina Gutiérrez, con la que no tuvo hijos, después de un juicio promovido por ella contra los herederos de Rodrigo Contreras, quienes querían heredar la encomienda con documentos falsos.

En el año 1545, un mandato de la Real Audiencia de la ciudad de Gracias, en Honduras, NINDIRÍ, paso a ser encomienda de su majestad el Rey de España, imponiéndosele un tributo en frijoles, algodón, miel de abejas, telas de algodón, alpargatas(zapatos o sandalias), maíz y gallinas de castilla. El pueblo de Monimbó fue encomienda del gobernador Pedro Arias Dávila, desde la conquista.

 A la muerte de Pedro Arias Dávila, en 1531, paso a manos de su hija María De Peñalosa de Contreras y sus nietos. En 1541, el Gobernador Rodrigo de Contreras suscribió en el Puerto de la Posesión o de Jagüey, más tarde llamado El Realejo, un documento oficial confirmando la encomienda de Monimbó a favor de su hijo menor de edad, Vasco de Contreras. Compareció su esposa y la madre del menor, Doña María de Peñalosa de Contreras. Al morir María de Peñalosa, Monimbó paso al dominio de su hija menor, Elvira Arias, y pocos años después paso a ser encomienda directa del rey de España, quien le impuso un tributo de: doscientas telas de algodón, treinta cantaros de miel, ocho arrobas de cera; doscientos pares de alpargatas, ciento veinte gallinas de castilla.

Masaya

El pueblo de Masaya aparece como encomienda de Juan de Ávila y Juan Carballo, en 1548, por orden y disposición de la Audiencia de Gracias, después que los magistrados se reunieron en San Salvador, en ese mismo año. Juan Ávila, recibía un tributo de maíz, frijoles, sal de comer, algodón, mantas tejidas, hamacas, alpargatas, y miel de abejas. Por otra parte Juan Carballo recibía un tributo semejante, además raciones de pescados durante la Cuaresma y varios indios de servicio, durante cuatro meses en el verano. En la época colonial se le considero a Masaya el granero de la provincia de Nicaragua. Si no me equivoco, hoy también lo es.

Impuesto a la región de Masaya

En 1776, Masaya pagaba de tributo 1500 fanegas de maíz, de las cuales seiscientas eran enviadas al castillo de la Inmaculada Concepción, de Rio San Juan. Las restantes eran vendidas en otras plazas. Este tributo había sido impuesto en la región y no a la ciudad.

Según el lingüista Nicaragüense, Don Alfonso Valle, en su libro “Interpretación de Nombres Geográficos Indígenas de Nicaragua”, Masaya es de origen Nahualt   o Mejicano; “Mazatl” significa venado y “yan”, que denota lugar o sea que Masaya significa “lugar de los venados o lugar donde hay venados”. Por otro lado, Oviedo y Valdez afirma en su obra que Masaya Significa “monte que arde”, a lo mejor producto de la misma corrupción del idioma Chorotega.

Su primer ayuntamiento

Durante los levantamientos independentistas de 1811 y 1812, los monarquistas, o españolistas de Masaya, aprovecharon el desconcierto para nombrar el primer ayuntamiento de hecho en la ciudad, sin autorización real, ni la capitanía de Guatemala. Esto ocurrió sin la participación de la población criolla o indígena de Masaya. En Nicaragua fueron los indígenas de Masaya los primeros en revelarse contra las injusticias y abusos de verdugos. Siete años después, en 1819, se permitió la creación de un ayuntamiento, el cual vino aparejado con el título de Villa Fiel de San Fernando de Masaya.

La constitución del 8 de abril de 1826, cuando Nicaragua formó uno de los cinco estados de la desaparecida Federación de las Provincias Unidas de Centro América, Masaya fue uno de los nueves partidos de Nicaragua, los otros eran: Nicaragua (la Rivas de hoy), Granada, Managua, Matagalpa, Segovia, León, Subtiava, y El Realejo. El 30 de abril de 1838, el Estado de Nicaragua se proclamó independiente y rompe el pacto Federal y la unidad Centroamericana.   

Por la ley del 21 de diciembre de 1838, y para fines electorales, el Estado Independiente de Nicaragua nuevamente es dividida en cuatro departamentos; Segovia (septentrional), León (occidental). Rivas (meridional) y Granada (oriental), el cual estaba formado por Granada, Jinotepe y Masaya. El 24 de agosto de 1858, la Asamblea Constituyente de Nicaragua dividió otra vez el país para fines electorales en siete departamentos: Chinandega, León, Nueva Segovia, Matagalpa, Chontales, Rivas y Granada. Formando éste último por los pueblos de Catarina, San Juan, Niquinohomo, Nandasmo y Masatepe, sin mencionar las poblaciones de Masaya, Nindirí y el Cantón de Tisma. Además, no aparecen mencionadas Managua ni Tipitapa.

Un 16 de marzo

El 16 de Marzo de 1870, se restableció por Ley “la Sub Prefectura Política de Masaya”, nombrándose Sub – Prefecto a don José Dolores César, bajo el gobierno del General Fernando Guzmán.

Nace el departamento de Masaya

Una Ley Legislativa emitida el 10 de Marzo de 1883, bajo el gobierno del doctor Adán Cárdenas, fue erigido en Departamento el Distrito Judicial de Masaya con la extensión comprendida por la ciudad y municipio de Masaya, además de los pueblos de Masatepe, Nandasmo, Nindirí y el Cantón de Tisma y Tismita.

Esta casa y esta calle dividen a Tisma Grande y a Tismita
Esta casa y esta calle dividen a Tisma Grande y a Tismita.

En el artículo segundo de la misma Ley creadora del departamento de Masaya, en 1883, se expresa textualmente: “La ciudad de Masatepe” y el pueblo de Nandasmo quedan reincorporados al nuevo departamento “. Esta misma Ley, en su artículo quinto, señala que los pueblos de Niquinohomo, Catarina y San Juan de Oriente quedaban bajo la jurisdicción del departamento de Granada. El pueblo de la Concepción no aparece mencionado por ningún lado.

El municipio de Tisma

Según el ingeniero y lingüista nicaragüense don Alfonso Valle, la etimología de Tisma es tizatl. Greda blanca; ma, tomar, coger, es decir, lugar donde se coge tiza. TISMAYA, es la forma completa del nombre de TISMA; tis. Ma. Yaa. Esta última partícula indica acción verbal.

Lo más seguro es que las tierras planas y fértiles de TISMA hayan sido, desde antes de la conquista española, tierras cultivadas y habitadas por nuestros ancestrales aborígenes laboriosos de Masaya. Sus urnas funerarias y piezas arqueológicas encontradas en numerosas haciendas del municipio, y saqueadas por malos nicaragüenses, lo demuestran.

La Iglesia parroquial de Tisma
La Iglesia parroquial de Tisma

¿Dónde queda Tisma?

Tisma nació a la vida política el 10 de marzo de 1883, con la formación del departamento de Masaya y, como municipio del mismo, ésta ubicada a 14 kilómetros de la ciudad de Masaya y a 40 kilómetros de nuestra capital, Managua. Tiene una extensión de 108 km2 y se ubica entre las coordenadas 12” 04, latitud Norte y 86”.01 latitud Oeste. Su clima es característico de la sabana tropical con una temperatura promedio de 25.7 C., y tiene una precipitación pluvial anual que oscila entre los 1,200 y 1,400 mm. Tisma limita al Norte con el departamento de Managua, al Suroeste con el municipio de Masaya y al Este con el departamento de Granada. Está a 50 metros sobre el nivel del mar. Fue creado como Municipio en julio de 1937.

Lo más probable es que Tisma haya sido un lugar de tránsito y descanso de viajeros y comerciantes durante la colonia y un punto de referencia aborigen.

Su población

El Municipio de Tisma lo conforman cinco barrios urbanos, los cuales son; el 1ro de Mayo, Reparto Chamorro, Alejandro Martínez y el Noel Morales (El Chicüige), 11 comarcas; La Piedra, Los Veinticuatro, Las Cortezas, Montañita 1, Montañita 2, San Ramón, El Riito, Santa Cruz, San Jerónimo, El Cielo y El Palenque. En 1965, su población era de cuatro mil habitantes y la formaban Tisma, Tismita y Tisma Grande y las comarcas de Las Cortezas, Santa Cruz, La Montañita, La Playa o Placer, San Ramón y Veinticuatro. Hoy su población es de 17,946 habitantes, 12, 946 habitan en el casco urbano y 5,000 la zona rural.

Una gráfica típica de Tisma.
Una gráfica típica de Tisma.

Sus primeros habitantes

La historia oral, transmitida de generación en generación, cuenta que entre los primeros habitantes de Tisma estaban; Eustaquio Trejos, Candelaria Zepeda y la familia Gutiérrez, quienes poblaron el sector Sur la familia de doña Cayetana Solís, que habito la zona norte. Según la caracterización  municipal de Tisma, estos primeros pobladores llegaron en los últimos años del siglo XVII.

¿Cómo recuerdan a Tisma?

Don Guillermo Trejos Briceño, hoy tiene 94 años, y 80 de ellos son recuerdos vivos sobre Tisma que nos relató en la siguiente conversación.

Guillermo Trejos B.
Guillermo Trejos B

Tisma era un barrión.

¿Usted sabe lo que es un barrión?

Un barrión es una casa aquí, otra casa por allá y todas echas de palma. Sus primeros habitantes fueron los Garay, Marota, Morales, Miranda y Trejos. La gente vivía de la agricultura, la ganadería y, sobre todo, de la pesca. Eran tiempos difíciles, había mucha pobreza. No había luz, ni agua potable. Hoy en Tisma hay mejores condiciones y mejores casas”.

Don Guillermo fue concejal de la Alcaldía de Tisma en 1967.

Doña Gloria Haydeé Manzanares Henríquez, es una comerciante que fue dueña de una gallera en la Tisma de los años 50, y recuerda:

Gloria Manzanares
Gloria Manzanares

“Cuando llegaban los Marota, Garay, Villalobos y Trejos, empistolados, todo el mundo se iba. Los galleros les tenían miedo. Esas familias casi se exterminaron entre sí. Ahora lo que hay en el pueblo son pleititos de picados y tromponeros. Las vendettas se acabaron y espero que esa situación no retorne nunca”.

Don Pastor García Morales, recuerda que en Tisma:

“Eran cinco familia: Los Garay, Henríquez, Hernández, Marota y Trejos. Cuando yo era niño, muchas veces tuve que correrme entre los matorrales a la hora de las balaceras entre Marota y los Garay; eran dos familias rivales, en las fiestas de mayo siempre había muertos. En una ocasión vi cuando una mujer, llamada Estela Marota, mató a balazos a un muchacho llamado Robelio Villalobos”.

Ronald José Aburto Marota, recuerda que hace cuarenta años;

Ronald Aburto Marota
Ronald Aburto Marota

“Las corrientes de las fuertes lluvias se llevaban patos, gatos y gallinas; Eran los años en que la gente de Tisma Grande no podía entrar a Tismita o viceversa. Había rivalidad entre familias, era terrible, entre los Garay, los Marota y los Trejos”.

Para la Alcaldesa de Tisma, doña Nidia Olivas Trejos, los cambios de su pueblo son gigantes, y afirma:

“Yo recuerdo al pueblo sin luz, sin agua y sin calles adoquinadas.

En la Tisma de hoy, muchas de sus calles son adoquinadas
En la Tisma de hoy, muchas de sus calles son adoquinadas.

Las casas de mi manzana eran cinco, hoy son un montón. Hoy, con el apoyo del gobierno de Japón, tenemos mejores escuelas, y con el apoyo austriaco esperamos hacer realidad el centro turístico Tismayan”.

Adalver Selva Briceño, tiene 44 años de edad y veinte de ellos los ha vivido en los Estados Unidos, y da sus razones:

Adalver Selva
Adalver Selva

“Me fui por la guerra, en busca de mejores oportunidades, sin embargo, añoro al pueblo de Tisma, sobre todo, la tranquilidad, la familia, su comida y la paz que se respira hoy en el pueblo. Hay muchos Tismeños en California, entre ellos; Amparo y Julio Miranda, Trusman Vega, los Murillos, los Zambrana, Marota y Garay, todos con los mismos sueños.

Don José Tomás Garay Hernández, afirma que a pesar de la pobreza de Tisma, para él su juventud:

“Era alegre. No había luz, no conocíamos el carro y llovía mucho, nos alumbrábamos con candil, mi vida fue alegre, no tuve el vicio de tomar guaro. Mi vida fue: gallos, jugar béisbol, bailar, cantar y cuidar caballos”.

A Tisma le llamaron “San Fruto”

Hay algunas afirmaciones sobre la caracterización municipal de Tisma que se contradicen, como por ejemplo, se afirma que el año de 1705 los habitantes de Tisma le llamaban al pueblo “San Frutos”, por la cantidad de frutos plantados y frutas producidas en el pueblo. En otro documento se afirma que muchos de sus habitantes especularon que el nombre de “San Frutos” se había puesto en honor a Fruto Chamorro Pérez, primer Presidente de Nicaragua. Tal afirmación es contradictoria y falsa, porque el primer Chamorro que llegó a Nicaragua, fue don Diego Manuel Chamorro Murga y Villavicencio, de origen español, nacido en Sevilla España en 1712, era hijo legítimo de Pedro Chamorro Sotomayor y de doña María Josefa de Murga y Villavicencio y falleció en Granada de Nicaragua en 1774, en el año de 1705 todavía no existía ningún Chamorro en el país. Diego Manuel Chamorro, se casó cinco veces en Nicaragua y dejó una numerosa descendencia.

Hay una gran variedad de producción de tomate en Tisma.
Hay una gran variedad de producción de tomate en Tisma.

Por otra parte, en el informe escrito por el Obispo Pedro Agustín Morel de Santa Cruz, sobre todos los pueblos importantes de Nicaragua y elevado al Rey de España en el año de 1752, Tisma no aparece, ni existía como referencia, mucho menos como pueblo importante.

Tisma, pueblo conservador de toda la vida

En 1910, se sucedió la famosa “Batalla de Tisma”, en donde las fuerzas rebeldes encabezadas por Emiliano Chamorro Vargas, se enfrentaron a tropas del gobierno de José Madriz.

Amigo, estos que nos desgobiernan ahora son comunistas. Yo soy conservador, aunque el Partido Conservador no existía. Mis ancestros lucharon a la par de Emiliano Chamorro, aquí en Tisma”, nos dijo con firmeza y coraje don Gonzalo de Jesús Trejos Hernández, quien afirma tener 94 años a tuto, mientras su hermana mayor, Josefa Leonor Trejos Hernández, sentada en una hamaca arengaba y ochava “vivas” al Partido Conservador.

Los hermanos Josefa Leonor y Gonzalo de Jesús Trejos Hernández, de 96 y 94 años, descendientes de las familias fundadoras del pueblo de Tisma
Los hermanos Josefa Leonor y Gonzalo de Jesús Trejos Hernández, de 96 y 94 años, descendientes de las familias fundadoras del pueblo de Tisma

Hoy, el municipio de Tisma está en manos de una alcaldesa Sandinista, doña Nidia Olivas Trejos, quien es sobrina de don Gonzalo Trejos Hernández.

Sus problemas, metas y proyectos

Hay un gran índice de desempleo en la población joven de Tisma. En la gráfica, adolescentes juegan fútbol callejero en el barrio de pescadores El Chicüije.
Hay un gran índice de desempleo en la población joven de Tisma. En la gráfica, adolescentes juegan fútbol callejero en el barrio de pescadores El Chicüije.

El municipio de Tisma tiene numerosos problemas, uno de ellos es el alto grado de desempleo, motivo por el cual muchos de sus hombres jóvenes y adultos se han marchado al exterior en busca de mejores oportunidades. La falta de buenos caminos encarece la vida y dificulta sacar la producción. Existen comarcas muy pobres, como la llamada “El Cielo”, por cuya pobreza parece estar más cerca del infierno. También hay barrios urbanos miserables, como “El Chicüige”, habitado por pescadores, en donde cada casa es un retrato de la pobreza que sufre Nicaragua, y el alcoholismo hace estragos entre sus jóvenes. La mayoría de las tierras planas y fértiles están en manos de unos cuantos terratenientes. Muchos tismeños fueron beneficiados por la Reforma Agraria de la Revolución Sandinista, en esos años se formaron 27 cooperativas agropecuarias; hoy, solamente existe una.

Muchos tismeños viven de la pesca.
Muchos tismeños viven de la pesca

Las fincas las destruyeron y las tierras las mal vendieron a precio de “guate mojado”.

Para el doctor José Luis Guido, director del Centro de Salud: “el Charco de Tisma ha sido una bendición para la población, ya que de allí obtienen buena comida y barata. Tenemos un personal de 19 empleados en salud, sin embargo, en el municipio tenemos necesidad de dos médicos más para dar mejor respuesta. En época de invierno se nos disparan enfermedades respiratorias y las consultas, sobre todo, en la población infantil”.

José Luis Guido
José Luis Guido

La pobreza y el desempleo provocan deserción en las escuelas y desmejora la salud en Tisma”, afirma el Padre Mario Guevara.

Las infecciones respiratorias son las que mayormente afectan a la población de Tisma durante el invierno.
Las infecciones respiratorias son las que mayormente afectan a la población de Tisma durante el invierno.

Álvaro Garay Tapia, vivió ocho años en los Estados Unidos, y afirma que muchos jóvenes se han ido de Tisma al exterior por falta de oportunidades, porque “en el pueblo no hay empleo y no existen fuentes de financiamiento para producir. Los bancos prestan de manera confiscatoria y a intereses muy altos. Se necesitan en Tisma fuentes de financiamiento para que la gente trabaje y salga adelante sin perder sus propiedades. Necesitamos urgentemente, aunque se una zona franca para palear el desempleo”.

Alvaro Garay
Alvaro Garay

Eddy Mercado Salablanca, tiene dos años de trabajar en el área de medio ambiente de la alcaldía de este municipio, y afirma que “la unidad en torno a la defensa del medio ambiente, nació como una necesidad para parar el abuso indiscriminado que muchos ciudadanos hacen de la reserva natural de Tisma, la gente ha contaminado, talado las maderas preciosas y cazado indiscriminadamente piches, garzas, zarcetas y otras aves migratorias. Estos cazadores sólo vienen a matar y nada más. El Charco de Tisma ha sufrido un proceso bastante crítico al no existir una oficina de MARENA, ni quien se interesara por la suerte de la reserva natural. En el pueblo un 25% 0 30% de la población vive de la pesca”.

Eddy Mercado
Eddy Mercado

Un proyecto estratégico difícil de realizar

Las autoridades municipales de Tisma están impulsando, con la ayuda de un organismo internacional austriaco, un ambicioso proyecto eco – turístico llamado “Tismayan”, el cual consiste en potenciar turísticamente los humedales del Charco de Tisma. Sin embargo, hay un pero muy grande, según declaraciones del doctor y científico Jaime Incer Barquero: el Charco de Tisma se está muriendo y su futuro es incierto.

Se muere el charco de Tisma

Hablar del municipio de Tisma y no hablar del HUMEDAL del Charco de Tisma, sería un sacrilegio. Después de la grave contaminación que ha sufrido el Lago de Managua, es lo más común oír ofrecer a los comerciantes: “pescado del charco de Tisma”. En la mayoría de los restaurantes de Managua y ventas de pescados de los mercados de Masaya y Tipitapa, son peces que fueron capturados en el Charco de Tisma. Cierto o no, la verdad es que decenas de tismeños viven de la pesca y venta del Charco de Tisma, sobre todo, los pescadores que habitan en el barrio “El Chicüige”.

María Auxiliadora Flores López, nació en Las Pilas Orientales y junto a su marido Jerónimo Flores y sus hijos viven seis meses a orillas del Charco de Tisma para subsistir pescando y vendiendo el mismo.
María Auxiliadora Flores López, nació en Las Pilas Orientales y junto a su marido Jerónimo Flores y sus hijos viven seis meses a orillas del Charco de Tisma para subsistir pescando y vendiendo el mismo.

La mejor época para comer pescado, según los mismos tismeños, son los meses que se escriben con “r”, o sea que los meses de mayo, junio, julio y agostos son malos.

Pero es más peligroso ahora, cuando el Charco de Tisma se está muriendo por la contaminación.

Sin embargo, la mejor manera de saber la verdadera situación del Charco de Tisma, fue entrevistando al doctor Jaime Incer Barquero. Aquí lo que nos dice:


Dr. Jaime Incer Barquero

¿Cuál es la situación de los humedales en Nicaragua, y en especial el de Tisma?

Los humedales en Nicaragua están poco a poco desapareciendo, porque se están secando y se están contaminando. Hablo de los humedales como los del Charco de Tisma.

¿Cuál es la situación del Charco de Tisma?

El problema de esto es que sufren variaciones estacionales. En verano se reducen, porque son muy poco hondos, entonces cuando hay sequía se reducen; y en el invierno vuelven a crecer. Pero el Charco de Tisma tiene dos grandes problemas: uno de ellos es que tiene muchos sedimentos, mucho lodo, y eso ahuyenta la pesca y destruye los organismos que normalmente vivían en esa zona; y además, como está cerca de los arrozales, todos los agroquímicos y pesticidas de los arrozales que van el río de Tipitapa, contaminan.

De tal manera que yo creo que Tisma en sí, está muy empobrecida en términos de biodiversidad, debido a esos efectos: sedimentación y contaminación con agroquímicos. Yo más bien pienso que los humedales que están hacia el lado del paso Panaloya, en la zona los Cocos, o el Hatillo, que están un poco aislado de Tisma y un poco más lejos de las zonas de la siembra del arroz, tienen más vida y deben tener mayor biodiversidad.

La pesca contribuye a sobrevivir a muchos pobladores de Tisma. Juan Useda.
La pesca contribuye a sobrevivir a muchos pobladores de Tisma. Juan Useda.

Yo he visto pescadores en Tisma sacando mojarritas, y cosas por el estilo y tule. Yo no le veo mucha esperanza a los humedales de Tisma, porque con esa sedimentación que tiene, con esa variación estacional que sufre, y con esos campos de agroquímicos contaminantes, no creo que tenga mucha diversidad a estas alturas.

¿Cuántos humedales existen en Nicaragua?

Bueno, el más importante es el Lago de Nicaragua, es el gran charco ¿No? Después, todas las lagunas, todos los charcos y todos los pantanos son humedales. Lo que pasa es que hay por todos lados chiquitos, grandes, medianos, positas, lagunitas, lagunetas, todos esos humedales. Las mismas desembocaduras de los ríos en la Costa Caribe forman grandes deltas que normalmente se inundan en cierta época del año y constituyen extensos humedales interconectados, porque cuando hay muchas lluvias los ríos se desbordan y amplían su delta, etcétera.

Entonces, es muy difícil. Por lo menos, en la Costa Atlántica, ¿cuáles son los humedales?

Podríamos decir que los humedales son todas las lagunas costeras del Atlántico, y todos los deltas de los ríos que van a parar al Atlántico, esos son los humedales, y las lagunitas que quedan entrampadas en medio de esos deltas.

En el Pacífico casi no hay humedales porque si los hay se secan. Por ejemplo, Charco Verde en Ometepe es un humedal; el Monte Galán es un pequeño humedal; las lagunas cratéricas son humedales de otro origen; y posiblemente Tisma y un poco quizá Ñiocarimi, en Rivas, pero allí paremos de contar. Al menos que metamos como humedales también los Esteros, que hay en Estero Real, Padre Ramos, Aserradores, la bahía de Corinto, Juan Venado, o El Tamarindo, pero esos sin humedales más que todo de otro carácter, pues poseen aguas salobres debido a las mareas.

¿Y qué tipo de aves son las que llegan a Nicaragua?

Yo diría que un veinte por ciento de las aves de Nicaragua son migratorias, y algunas de ellas vienen a los humedales como patos y garzas palmípedas, zancudas, que viven en Nicaragua o van de paso a otros países más al Sur. Pero hay como un veinte por ciento de las aves de Nicaragua que son migratorias que comienzan a llegar en octubre, noviembre, pasan el invierno, diciembre, enero y febrero, y ya a principios de marzo regresan a Norteamérica.

Miles de zarcetas y aves acuáticas todavía llegan al Charco de Tisma.
Miles de zarcetas y aves acuáticas todavía llegan al Charco de Tisma.

¿Cuántos humedales se han perdido?

Perdidos por contaminación y sedimentación, casi todos. Es decir, no basta que exista una superficie de agua si esa superficie de agua está sedimentada o está envenenada.

Yo recuerdo haber escuchado, por ejemplo, que todos esos humedales que había en la zona de Malacatoya, al que llegaba mucha ave, que incluso hubo mortandad de zarcetas y de patos que los mataron porque decían que se comían el arroz. Entonces, hubo una matanza sin ningún control en las décadas pasadas, una gran destrucción.

Los humedales de Tisma se están muriendo.
Los humedales de Tisma se están muriendo.

¿Las aves perdieron su orientación?

Y como son animales migratorios, al destruirse eso, se perdió esa población migratoria, pues obviamente sólo ellos tenían la orientación para venir a esos lugares. Las aves tienen rutas y sus lugares, y si en una ruta exterminamos todas las aves, esa ruta queda sin aves migratorias.

Yo creo que eso es lo que pasó con Tisma, ocasionalmente podemos ver una garza, o qué sé yo, un pato, aves así, pero son nativas de acá. Porque, casi entendería yo, que no tienen mucho qué comer allí. En las lagunitas de las playuelas si pueden tener: allí hay gallinas de agua, ese tipo de cosas, avecillas acuáticas, como el gallito de playa, pero ya no en la cantidad que normalmente existía en las décadas pasadas.

¿Hay alguna ley que crea usted que se deba implementar para proteger los humedales como el de Tisma?

Casualmente, Tisma está declarada reserva natural, pero nunca ha habido ningún cuido, ningún manejo. Nada allí. De manera que como muchas áreas, solamente están protegidas por decreto, pero en realidad están desprotegidas, porque Marena nunca tuvo los recursos, o nunca tuvo la posibilidad de manejar, o entregar eso a organizaciones que tengan capacidad.

Eso más bien tiene que ver mucho con la población que vive allí. Si la población no cuida sus recursos nadie lo va a hacer. Si la alcaldía de Tisma, o de Tipitapa, o la de Malacatoya, realmente quieren proteger sus humedales, tienen que hacer un esfuerzo para ellos mismos, rescatar estas cosas que pueden representar áreas interesantes de biodiversidad, de recreación, de estudio, de educación ambiental, pero no existe la cultura en esta gente, ni siquiera de proteger sus propios recursos naturales.” Nos expresó el doctor Jaime Incer Barquero.

Un pueblo productivo

Las tierras del municipio de Tisma son las más planas y fértiles del departamento de Masaya. Hoy se están dedicando muchas de ellas al repasto de ganado, cultivo del melón y siembra de granos básicos.

En Tisma hay buena producción de ganado.
En Tisma hay buena producción de ganado.

En la época de oro del algodón en Nicaragua, Tisma ocupó un buen lugar en la producción. Solamente en el año de 1967, se sembraron más de siete mil manzanas de algodón en el municipio. Sin embargo, históricamente ha sido un pueblo con gran producción de ganado, actividad que representa el 40% de la economía.

Muchos de sus habitantes laboran en la artesanía del tule, producción de petates, hamacas, calzado, cerámica y la madera.

¿Cómo les gustaría que fuese Tisma?

El Tisma de hoy no tiene nada que ver con el Tisma de hace apenas diez años. Hoy tiene una carretera del pueblo a Masaya adoquinada. Hay luz eléctrica, telefonía, agua potable, centros de salud y escuelas. Sin embargo, la población necesita empleo y fuentes de financiamiento.

Un tractor abriendo camino en Tisma.
Un tractor abriendo camino en Tisma

La mayor riqueza de un pueblo es su gente, pero además Tisma tiene las mejores y más grandes reservas de agua potable de los departamentos del Pacífico de Nicaragua. Agua que está a unos pocos metros de profundidad.

“Yo no tengo que pedir mucho: lo único que Tisma necesita en el sentido de la iglesia, es mayor unificación y unidad en la población”, afirma el sacerdote Mario Guevara.

“A mí me gustaría que en Tisma tuviéramos un mercadito, un supermercado, una zona franca para toda la gente sin trabajo”, nos dice doña Gloria Manzanares.

Don Pastor García Morales, es un artesano de la zapatería, igual que toda su descendencia, y afirma que, a él le gustaría que en Tisma: “todos lucháramos por construir y mejorar el pueblo, que todos trabajáramos sin diferencias políticas. Tisma es un pueblo bueno, aquí no hay ladrones, aquí nadie roba nada”.

Pastor García
Pastor García

Don Guillermo Bermúdez Villalobos, nació en La Montañita y llego a Tisma a la edad de 14 años; trabajó como pescador toda su vida, hoy tiene 94 y recuerda que: “en Tisma habían solamente dos calles y lo más famosos era sus vendettas. Recuerdo cuando se agarraron a balazos Enrique Trejos con Augusto Maltéz. En las tierras de Tisma corrió mucha sangre, pero también se ha sembrado café, tabaco, ajonjolí, arroz y algodón. Hoy el mayor problema de Tisma es la falta de empleo”.

La Alcaldesa Nidia Olivas Trejos, espera solventar un poco la pobreza en la comarca El Cielo con la entrega de los “Bonos Productivos” que el gobierno del Presidente Daniel Ortega Saavedra está implementando en el país. “Quisiéramos dar respuesta a cada uno de los problemas de nuestras población, pero es difícil. Sin embargo, estamos todos en la alcaldía trabajando unidos para enfrentar los desafíos que la comunidad tiene. Solamente juntos los podremos enfrentar”, afirma la Alcaldesa Nidia Olivas Trejos.

Nidia Olivas Trejos
Nidia Olivas Trejos

Sus fiestas

Para el padre Mario Guevara, sacerdote originario de la Concepción, Masaya, la celebración de las fiestas patronales en honor a Santa Cruz del 3 de mayo en Tisma:

Mario Guevara
Mario Guevara

“son de toda la vida”, sin embargo, afirma que también se celebran con gran algarabía las Fiestas de la Virgen de la Asunción el 15 de agosto de cada año, y agrega: “Tisma es un pueblo religioso que conserva todavía todas sus tradiciones culturales”.

La Virgen de la Asunción de Tisma
La Virgen de la Asunción de Tisma

Durante las fiestas en honor a la Santa Cruz, el 3 de mayo, se realizan corridas de caballos con grandes apuestas, torneos de gallos y procesiones religiosas. A las tres o cuatro de la tarde se realiza el famoso “Despojo”, actividad realizada en un enramada frente a la Iglesia Parroquial, en donde la población desprende de la improvisada enramada todas las frutas y legumbres que anticipadamente los promesantes colocan gratuitamente. El “Despojo” es una actividad que nunca habíamos visto. Fue la primera vez, y en Tisma, pues en otras partes esos frutos son vendidos a los feligreses, y el dinero pasa como limosna a la iglesia Parroquial.

El 3 de mayo, por la tarde, se realizó el tradicional Despojo en el pueblo de Tisma
El 3 de mayo, por la tarde, se realizó el tradicional Despojo en el pueblo de Tisma.

Las carreras de caballo

Muchos pueblos en Nicaragua han tenido como costumbre y tradición las carreras de caballos. Sin embargo, en muy pocos pueblos se conservan como en La Trinidad, Estelí, El Sauce, León y en el pueblo Tisma. De siempre se han tejido numerosos comentarios, cuentos y leyendas sobre las famosas carreras de caballos en las que algunos ciudadanos perdieron grandes sumas de dinero, vacas, caballos y hasta propiedades. Nos contaba el gallero Fernando Abaunza Noguera, que en una ocasión hubo una carrera en la que se vieron involucrados un caballo llamado “Chico Lindo” de su abuelo, don Alejandro Abaunza Espinoza, y otro del tismeño Salomón Toruño, llamado “El Venado”. La carrera la ganó el “Chico Lindo”, y los tismeños que apostaron perdieron 10 vacas paridas, albardas y mulas, Fernando recuerda que ese mismo caballo que era tres cuartos inglés, ganó una carrera en la costa del Lago Xolotlán a una yegua de Anastasio Somoza García, llamada “Flica”, en 1954.

Las carreras de caballo, con apuestas y a pelo. Es común en el pueblo de Tisma.
Las carreras de caballo, con apuestas y a pelo. Es común en el pueblo de Tisma.

El 29 de abril nos dimos a la tarea de cubrir y estar presente en una carrera de caballos en Tisma, llegamos a la diez de la mañana al pueblo y tuvimos que esperar que se organizara la primera carrera entre una yegua llamada “El Coralito” de Soner González, de El Sauce, y un caballo de José Danilo Fernández, de Tisma. La carrera se realizó hasta las cuatro de la tarde, luego de largas negociaciones, sobre la distancia, peso de los montados y dinero en riesgo. La carrera la ganó la yegua de El Sauce con medio cuerpo de ventaja.

Las vendettas

Si algo está registrado y muy presente en la historia, y la memoria de los pobladores de Tisma son las famosas “vendettas”, realizadas entre algunas de sus familias. Muchas de ellas ocuparon las primeras páginas de los diarios nacionales, igual que las vendettas de León, Nagarote, Quezalguaque y Rota. Hoy muchos de sus pobladores y descendientes dan gracias a Dios que eso ahora es parte de la historia. Sin embargo, las vendettas en que se vieron involucradas las familias Garay, Ramírez, Marota y Trejos, todavía son motivos de comentarios en las tertulias del pueblo.

“Yo era muy niño, pero recuerdo que en una fiesta de mayo un señor llamado Víctor Gutiérrez, fue muerto a balazos por un señor de apellido Garay”, recuerda el transportista Ronald José Aburto Marota, descendientes de una de esas famosas familias.

Sus personajes

Tisma, como todos los pueblos de Nicaragua, tiene hijos que le han dado honor, color y gloria, entre ellos están: el músico y compositor Alejandro Martínez, Julio Barrera y el profesor Ricardo Trejos Maldonado, a quien el Consejo Municipal de Tisma le desvelizará un monumento frente al parque municipal y lo nombrará “Hijo Dilecto” del municipio.

Fuentes: Caracterización Municipal de Tisma, Monografía de Masaya de Julián N. Guerrero, el cronista Oviedo y Valdez, Revista de la Academia de Geografía e Historia de Nicaragua, tomo No. 51. “El primer Chamorro Nicaragüense y su descendencia” por Alejandro Montiel Arguello, Autobiografía del General Emiliano Chamorro Vargas, INEC y AMUNIC.

(*) Artículo publicado en Junio del 2008.