Coriza infecciosa

La coriza infecciosa es una enfermedad respiratoria de las gallinas, los faisanes y Gallinas de Guinea. Recientemente se ha descrito esta enfermedad en pollos parrileros. El ser humano no es susceptible y, por lo tanto, la coriza no tiene implicancia para la salud pública.

  1. Etiología
  2. Patología
  3. Síntomas
  4. Diagnóstico
  5. Tratamiento
  6. Transmisión
  7. Control y Prevención
  8. Enlaces externos
Etiología

Originalmente la bacteria considerada el agente causal de la Coriza Infecciosa se denominó Haemophilus paragallinarum.

Patología

Hparagallinarum infecta al ave por vía respiratoria y luego de un corto periodo de incubación, que varía de 1 a 3 días, produce una enfermedad que se manifiesta por inflamación catarral de los senos paranasales. Dado que esta bacteria sobrevive únicamente durante 5 horas fuera del ave, el contagio solo se produce a través de los animales infectados, que ya han padecido la enfermedad y que permanecen como portadores de la bacteria en la granja durante prolongado tiempo. La sinusitis puede estar asociada a inflamación de los barbillones, conjuntivitis o queratitis. Los síntomas clínicos persisten por 3 a 7 días. En las gallinas ponedoras causan alta morbilidad, baja o nula mortalidad y una importante pérdida en la producción de huevos.

Síntomas

Los síntomas más comunes son descarga nasal, tumefacción facial, lagrimeo, anorexia y diarrea. Como consecuencia de estos síntomas, disminuye en consumo de alimentos y agua con el consiguiente retardo en el crecimiento o disminución de la postura. En pollos parrilleros se han descrito casos más severos, aunque menos frecuentes, caracterizados por celulitis fibrinopurulenta de la cabeza y barbillones, aerosaculitis, septicemia generalizada y artritis.

Diagnóstico

Por aislamiento, cultivo e identificación del microorganismo.

Tratamiento

No existe un tratamiento específico, aunque se recomienda el uso de antibióticos para evitar posibles infecciones secundarias, como oxitetraciclina y eritromicina.

Transmisión

La enfermedad se puede transmitir de un animal a otro por contacto directo, por medio de las partículas del polvo o por medio de las personas que cuidan de los animales.

Control y Prevención

El mejor control es mediante la prevención. Los programas de vacunación contra la Coriza Infecciosa no evitan que las aves se infecten, pero aminoran los signos de la enfermedad. En ponedoras y reproductoras, la primera vacunación es entre los 6 y 8 semanas de edad.