Recordando a los viejos galleros de Granada

Texto de
Mario Tapia

¿Cómo vamos? Preguntaba a su lazarillo. ¡Nomás lo muerda mi gallo, lo dejamos! Muchas veces lo anterior y era lapidario, se cumplía, era expresión común de Don Salvador Meneses, gallero granadino y ciego de nacimiento a quien su padre Don Benedicto Meneses le compraba e importaba gallos de calidad, como los Cleybor y los Roger y cuidaba sus gallos don Arturo Solórzano.

Según José María Zavala Abaunza (granadino nacido en Nandaime que nunca usó caite ni se para en las esquinas) señala que el «Ciego Meneses» fue uno de los más celebres personajes de los gallos en la historia de Granada.

Chemita recuerda que Don Salvador Meneses tenía una gran capacidad de conocimiento de los gallos, que le bastaba tocar las agujas, troncos de las alas, pecho, cabeza y patas para caracterizar la calidad de sus gallos.

Es el «Ciego Meneses», pues, una nota más dentro del pentagrama de la gran tradición galleril de La Gran Sultana, tradición que se remonta a los 475 años de su fundación por el español granadino Don Francisco Hernández de Córdoba, en abril de 1524.

La zona de Naquecheri o región de Granada es en donde la afición a los gallos en Nicaragua llega primero (incluso se dice que fue en Nandaime en donde por primera vez se jugó gallos), según historiadores y amigos amantes de los gallos como Manuel «Mélico» Bermúdez.

Una pelea de gallos en Granada
Una pelea de gallos en Granada. En la gallera de Granada.

Una cosa es realidad, que Granada, Masaya y Carazo (que en un momento de la historia fue uno solo departamento) siempre han sido cuartel de galleros y por supuesto, los pueblos de Granada como: Nandaime, Diriomo y Diriá, lo siguen siendo. «Necesitaríamos un GALLÓMETRO para saber si hubo mejor gallo en León o Granada en el pasado», dice Chemita.

«Todos los presidentes de los 30 años fueron galleros que incluso amarraban gallos hasta en la casa de gobierno», afirma Chemita Zavala, gallero que amarra gallos hasta en las patas de las mesas de su casa y agrega. «fue gallero Pedro Joaquín Chamorro, Vicente Cuadra, Roberto Sacasa, Femando Guzmán Selva, Emiliano Chamorro, Bartolomé Martínez, Juan Argüello, Diego Manuel Chamorro, Juan José Estrada, Sebastián Uriza, Juan

Bautista Sacasa, Benjamín Lacayo Argüello y así como ellos, casi todos los gobernantes del pasado nicaragüenses fueron galleros», afirma José María Zavala.

Muchos granadinos son galleros hoy en día, como en el pasado lo eran los Gómez, Meneses, Monterrey, Zavala, Argüello o Cuadra. Los gallos están en manos de personas humildes y de clase media, que son tanto o más apasionados que muchos de antes.

Galleros Granadinos
Un gallero granadino arma su gallo.

Uno de los más grandes galleros de este siglo que termina fue el granadino don Miguel Gómez Argüello, hombre culto, respetado y millonario, quien poseía una hacienda llamada «Los Gómez» en la zona de Acoyapa, en donde sacaba y desarrollaba cualquier cantidad de gallos de alta calidad. Don Miguel, según algunos galleros que lo conocieron mejor que el que escribe, señalan que una hacienda de las tantas que poseyó, la rentabilidad de la misma era exclusivamente para los gallos de combate.

Gómez, escribió versos a los mejores gladiadores del mundo: los gallos. Fue uno de los primeros galleros que importó gallos del criadero de Mr. Rolling, en Lousiana, New Orleans, gallos que se jugaron muchos de ellos en la gallera de «Las Esquinas» de Carazo contra gallos hondureños, guatemaltecos y salvadoreños. La pasión de Miguel era ver pelear sus gallos; no era apostador aunque sufría mucho cuando luchaban sus gallos.

 «El mejor gallero que yo conocí en Granada fue Coronado Urbina. Era feroz y atropellador. Otros galleros buenísimos eran don Manuel Urbina, Manrique Zavala y Ernesto Garay», recuerda don Leonardo Membreño,  nacido en Muy Muy y residente en Granada desde hace más de cuatro décadas. Membreño, quien tiene como única compañía en su casa a los gallos cree que: «para tener buenos gallos hay que tener mucha plata o buenos amigos».

Leonardo Membreño “El pájaro”.
Leonardo Membreño “El pájaro”.

«Oscar Roy Molieri me dejo empeñados tres gallos en 300 córdobas y desde ese día me enredé en los gallos. Hoy saco y ennavajo mis gallos. Leonardo Membreño me enseñó a amarrarla y Rigo Guzmán a ponerla», nos dice don Mario Ramírez Lazo, uno de los más fuertes galleros granadinos de hoy.

Mario Ramírez Lazo
Mario Ramírez Lazo.

EL recordado Rigoberto Guzmán y Eddy Roblero
EL recordado Rigoberto Guzmán, Eddy Roblero y su hijo Lenín Roblero. En  la mesa el gallo campeón con el récord imbatible de 17 segundos alcanzado en el Primer Torneo Nacional de Gallos en los Altos de Masaya. 

«Fui gallero en mi juventud y me retiré de los gallos después que una persona me negó una apuesta que le gané en un gallo mío. Dudó de mí y mejor me aparté de los gallos», nos expresa don José Joaquín, hermano de Pablo Antonio Cuadra y quien escribe su apellido con Q: Quadra, en forma antigua.

Los Urbina

Pero mientras unos se retiran, otros se suman a la pasión y tradición familiar como los hermanos Urbina, hijos de don Mario Urbina Ruiz: Oscar Danilo, Javier, Mario y Luis Alberto, este último el más apasionado de todos (verlo soltar un gallo es todo un show, sufre más que el gallo en la pelea), familia en donde han habido gallos desde que abrieron los ojos cada uno de ellos. Para don Mario, los gallos y los perros son la vida.

Don Mario Urbina con su Esposa e Hija
Don Mario Urbina con su Esposa e Hija. Los Urbina galleros históricos de Granada.

Don Mario es hijo de uno de los más grandes galleros granadinos, don Manuel Urbina Bermúdez y sobrino de Coronado Urbina Bermúdez. Todos los hijos de Don Manuel Urbina fueron y son galleros: Lesli Urbina Jarquín, Coronado y Mario siguen siendo apasionados galleros. «Después de Salvador Meneses, para mí el gallero más apasionado y conocedor de gallos granadino es Nicolás Cermeño «El Califa», es hombre que vive para los gallos y vive de los gallos», afirma Mario Urbina Ruiz.

Inserto, Oscar Danilo, Don Mario, Javier y Mario Jr. Urbina
En el orden Oscar Danilo, Don Mario, Javier y Mario Jr. Urbina toda una familia de galleros granadinos.

Lesli Urbina es uno de los más entusiasta y apasionados galleros de hoy que juega en equipo con su primo Carlos Jarquín y Eddy Enrique Roblero Gómez «El Guacho» y tiene en su casa uno de los más grandes cuarteles de gallos finos de Nicaragua. Uno de sus gallos fue ganador de la pelea más rápida del Primer Torneo Nacional de Gallos de Nicaragua» promovido por nuestra revista «Gente de Gallos».

Lesli Urbina, Carlos Jarquín, Lenín Roblero y Eddy Roblero “El Guacho”
Lesli Urbina, Carlos Jarquín, Lenín Roblero y Eddy Roblero “El Guacho”. Los galleros mas activos de Granada.

Carlos Jarquín “El nene”, Leslie Urbina y Eddy Roblero
Carlos Jarquín “El nene”, Leslie Urbina con su famoso estuche de navajas y Eddy Roblero.

«Mi primer gallo me regaló don Isidoro López, rivense y gran criador de gallos. Le puse «El Confite» y lo gané tres veces en navaja libre. Los gallos me libran del stress», afirma Carlos Jarquín, «El Nene». Tanto Lesli Urbina, Carlos Jarquín y Eddy Roblero su tiempo lo dividen entre su trabajo y sus gallos. Los gallos de este cuartel son descendientes de los gallos del recordado Dr. Armando Jarquín Sequeira, importados de España.

Eddy Roblero Gómez y Carlos Jarquín “El nene”
Eddy Roblero Gómez y Carlos Jarquín “El nene”.

Eddy Roblero Gómez
Eddy Roblero Gómez con su cuartel de gallos.

«Yo nací en una casilla. Con mis gallos no le tengo miedo a nadie, ganamos y perdemos porque así es el deporte de los gallos», dice Lesli.

A pesar de estar retirado de los gallos por ahora  César Augusto Jarquín Espinoza, conocido cariñosamente como «El Tomatero», ha sido uno de los galleros más apostadores de Granada y criador de buenos gallos en su momento.

Cesar Agusto Jarquín “El Tomatero”
César Agusto Jarquín “El Tomatero”.

Los cangrejos

«El mote de «cangrejo» se lo debo a un primo. Cuando estaba chavalo iba con mi tío Adán Gutiérrez «El Ruso» y gran gallero a pescar. Un día me mordió un cangrejo, lo agarré y me lo comí. Desde ese día soy «El Cangrejo», sobrenombre heredado a todos mi hermanos, Juan José y nuestros hijos», afirma Augusto Cesar Gutiérrez, «El Cangrejo».

Augusto y su esposa Carmen Gutiérrez se dedican a la fabricación de cajetas al por mayor, dan a cuidar sus gallos y en su tiempo libre van a la gallera. Carmen es incluso más apasionada de los gallos que su marido, es común en ella gritar en un redondel: ¡muerto esa mierda jodido ¡

Juan José y Agusto Gutierrez “Los Cangrejos”
El chino de Nandaime pica su gallo con Juan José Gutierrez “El cangrejo”.

“Los gallos son mi alegría y mi satisfacción, mi padre fue sacador y tío Adán “El Ruso” fue un gran gallero, el me hizo gallero”, nos dice Augusto “El Cangrejo” Gutiérrez. Juan José, quien repara y hace zapatos en la calle del “yo-yo” entre vendedoras de caricias y el bullicio del mercado, cuida sus gallos. “Mi abuela, Ana Julia Malespín, le cuidaba los gallos a mi abuelo Jaime. Desde que nací ya había gallos en mi casa. Tengo 40 gallos y estoy metido de lleno desde 1980 en los gallos”, afirma el Dr. Omar Malespín Espinoza quien se desempeña como Director de Inmunización del Ministerio De Salud De Nicaragua. Malespín está tratando de mejorar cada día su criadero y según él sus gallos de navaja larga le han dado muy buen resultado.

Juan José Gutierrez “El cangrejo”
Juan José Gutierrez “El cangrejo” reparando su zapato en la calle del yoyo, donde también cuida sus gallos.

“Me fascinan los colores de los gallos, son únicos”, nos dice don Manuel Antonio Lugo Boves “Luguito”, quien en sus 74 años es un apasionado de los gallos que vive y mantiene a su familia del cuido de los mismos. “He tenido buenos gallos, uno lo gane siete veces. Cuando gano un gallo comen ellos y como yo”, afirma Luguito.    

Manuel Antonio Lugo
Don Manuel Antonio Lugo.

Mi mujer es la veterinaria, ella los cura, surce sus heridas y los cuida cuando no estoy. Soy de familia de galleros. Me ha ido bien y creo que soy ganador. Mis mejores amigos los he logrado con los gallos», dice don Ernesto Domínguez de oficio albañil y cuidador de gallos. Ernesto es primo de Benjamín Miranda Domínguez conocido como «La Ursula», y está metido en los gallos desde hace 30 años.

Manuel Antonio Lugo y Ernesto Domínguez.
Manuel Antonio Lugo y Ernesto Domínguez pesan sus gallos en la gallera de Granada.

Granada ciudad de grandes galleros

Emilio y el Dr. Ornar Malespín
Emilio y  Omar Malespín galleros granadinos.

Los más destacados galleros de Granada  en este siglo que termina, ya murieron, como Salvador Meneses «El Ciego Meneses», Miguel y Augusto Gómez, Adán Gutiérrez «El Ruso». Sin embargo, existe una gran lista de aficionados y apasionados galleros entre ellos: Emilio Hurtado, Lic. Torres, Carlos Pérez, Manuel y Coronado Urbina Bermúdez  -quienes teman una casa en Xalteva llena de gallos-, Dr. Armando Jarquín, Nicolás Morales, Julio y Héctor Monterrey, Pedro Romero, Benedicto Meneses, Manrique Zavala, Ernesto Garay, Santos Ramírez, Carmen Gutiérrez, Pedro Queco, Enrique Mora, Churchill, Rito y Constantino Báez, Galleros viejos, jóvenes y nuevos como: Leslie, Mario, Silvio, Chéster Urbina, Leonardo Membreño, Marito Ramírez, Rodolfo Lugo, Roberto Jiménez, Danilo, Mario, Javier y Luis Urbina Muñoz, José Luis Gross «El chino» y  José Sandino Gross, Eddy Enrique Roblero Gómez «El Guacho» y su hijo Lenín, Nicolás Cermeño «Califa», Fernán Zapata, Omar y Emilio Malespín, César Augusto Jarquín «El Tomatero», Carlos Mena «El Pato» y Cesar Augusto González «007», Ernesto Domínguez y tantos otros aficionados que llenan las galleras granadinas.

Javier Urbina
Javier Urbina.

Las galleras

En Granada siempre hubo buenas galleras. Una de las más famosas fue «El Astrodome» de Félix Pedro López, la de Tiburcio Solórzano, la de Manrique Zavala, la de Saavedra, la Pedro Romero del barrio El Cerotal. Hoy existen dos: la de Don Ramón Jarquín «La Pantera» y la «Simeón».

Los apostadores

Como en todos los pueblos galleros de Nicaragua, no faltan los apostadores. Son ellos los mejores y más  caracterizados “críticos» de los sacadores y cuidadores de gallos. Muchos incluso son o se creen grandes conocedores y sabios de los gallos. La verdad es que mientras un cuidador y cuartel de gallos esté ganando para el apostador esos son los mejores gallos del mundo. En Granada también los hay. César González Cajina, conocido cariñosamente como «007» por sus peluquerías junto con Carlos «El Pato» Mena, de oficio madedero, son apostadores y aficionados a los gallos que defienden sus puntos de vista con pasión delirante. Sin lugar a dudas, un par de personajes de los gallos de Granada.

Cesar Gonzales
El gallero granadino César González «007».

Tanto en León, como en Granada a 475 años de su fundación, la pasión de los gallos vive entre sus hijos y actualmente en ambas ciudades el gallo que más se casta es el de navaja pequeña o español, tradición heredada que continuará en el tercer milenio.