Los ancestros de los gallos

Los salvajes son del continente asiático. En este video (fotos) conocerás sobre estos cuatro ancestros; de estos bellos animales provienen todas las razas y variedades de todos los gallos de pelea que existen en el mundo entero en la actualidad. Todos estos gallos salvajes son del continente asiático, en este video conocerás más sobre estos 4 ancestros de nuestros gallos de ahora.

A través de los años los biólogos, agrónomos y veterinarios han discutido el origen del gallo doméstico (Gallus Gallus Gallus). En mis dos libros El gallo oriental de Combate y El Gallo Español de Combate toco este tema y doy mi opinión.

Gallus Sonneratti, de la India.
Gallus Sonneratti, de la India.

La controversia actual se basa en aceptar o rechazar si es de origen monofilético (un solo ancestro) o bien polifilético (varios ancestros). La existencia de un gallo silvestre (Gallus Giganteus) propuesta por el naturalista Temminck, y posteriormente aceptada por autores de renombre como el Dr. H.P. Clarke y Don Carlos Finterbusch, ha sido desechada. Son cuatro las especies de Gallus que han sido y están consideradas como ancestros del gallo doméstico.

Estas cuatro especies son: Gallus Gallus, (gallo colorado de la selva), Gallus Lafayettii (gallo de la selva de Ceilán), Gallus Sonnerati (gallo giro de la Selva) y Gallus Varius (gallo verde de la Selva de Java). Todos habitan el sureste de Asia, siendo el Gallus Gallus el que tiene una mayor distribución geográfica.

Este último, comparte con los gallos de Ceilán y giros la característica común de tener 14 plumas en la cola, cresta simple aserrada y dos barbillas. Por su lado, el gallo verde tiene 16 plumas en la cola, cresta simple sin aserrar y una sola barbilla semejante a los pavos (Meleagridis gallopavo).

Gallo Banquiva de la india salvaje.
Gallo Banquiva de la india salvaje.

Es muy posible que algunas razas de gallinas domésticas sean de origen monofilético, mientras que otras lo sean de origen polifilético. Es muy creíble el hecho de que las razas Malayoides tengan un origen de domesticación distinto a las mal llamadas Bankivoides.

Y por supuesto, una acentuación de ciertos caracteres, según las preferencias de los criadores. Si nosotros observamos, los gallos de pelea actuales en Tailandia, Vietnam, India, etcétera, notaremos gran variedad de fenotipos. La cresta puede ser simple, de almohadilla o trilobulada. El color del iris del ojo, aunque predominantemente es de color perla, también se presenta naranja o rojo.

El famoso naturista inglés Carlos Darwin (1868), favorecía, de acuerdo a sus observaciones la teoría monofilética. Sus alegatos eran:

1) Su apareamiento de las razas domésticas era preferente con el Gallus Domesticus y, a su vez, la cruza era más fértil.

2) El canto del Gallus Gallus es el más parecido al de los gallos domésticos.

3) Los cruces revertían al plumaje del gallo silvestre, lo cual él consideraba un retorno al plumaje original.

El argumento a favor de un origen polifilético lo inicia el colega de Darwin, Tegetmeier, quien sostenía una domesticación separada de los Bankivoides y los Malayoides. Esto lo basaba en las diferencias estructurales entre las razas chinas, Malayoides, y los mediterráneos Bankivoides, como son: la posición de las alas, la postura de la cola y la posición del foramen occipital (vertical versus horizontal).

Sin embargo, Tegetmeier encontró mejores índices de fertilidad cuando cruzó los Malayoides con el gallo colorado (Gallus Gallus), que cuando lo hizo con las otras especies. El hecho de que el Gallus Gallus solo porte el gen s y no el S, indica, según algunos autores, la posible introducción de aves Gallus Sonnerati. Además, se ha informado que este último es más agresivo y pendenciero que sus contrapartes.

El avance de la genética molecular nos ha permitido buscar otro tipo de evidencias, además de las morfológicas. Así, hemos podido estudiar las proteínas hemáticas y las del huevo. En 1972, Manwell y Baker, realizaron estudios profundos de las proteínas de la clara del huevo (10 grupos diferentes de proteínas) y su composición.

Aquellas que muestran un mayor polimorfismo a través del análisis de electrofóresis son las Ovoglobulinas. Es en este grupo de proteínas en donde se encuentran mayores diferencias entre las diferentes especies de Gallus. Mientras que el Gallus Gallus y las aves domésticas tienen las mismas Ovoglobulinas G2 y G3, así como la enzima Glutamil Peptidasa, el Gallus Sonnerati las tiene de distinta composición. El Gallus Lafayettii solo difiere del Gallus Gallus en la Ovoglobulina G2.

Por medio de métodos estadísticos se pueden calcular el número de genes diferentes. A estas diferencias se les denomina “distancia genética” y es una medida de las diferencias alélicas acumuladas por locus. Esto nos sirve para determinar la relación existente entre especies y subespecies. Usando esta metodología Okada y colaboradores (1984) midieron la distancia genética entre las razas domésticas japonesas y las cuatro especies de gallos silvestres, obteniendo los siguientes resultados:

Distancia genetica: Gallus Gallus 0.230; Gallus Sonnerati 0.336; Gallus Lafayettii 0.658; Gallus Varius 0.681.

Gallo salvaje de Java (Gallus varius).
Gallo salvaje de Java (Gallus varius).

Los resultados obtenidos nos hacen inferir que el Gallus Gallus es el más cercano genéticamente al Gallus Gallus Domesticus.
Así, podemos concluir que el principal ancestro de los gallos domésticos es el Gallus Gallus o gallo colorado de la jungla. Esto no implica que sea el único ancestro, ya que existe la posibilidad de haber recibido genes de otras especies. Indicativo de lo anterior es el color negro extendido y las colas de 16 plumas del gallo verde de Java (Gallus Varius).

También está el gen S (giro) del Gallus Sonnerati. Aunque cabe aclarar que la cruza de Gallus gallus por Gallus Sonnerati, no produce el resultado clásico que se ve en el gallo doméstico cuando se cruzan aves giras y coloradas. Por lo tanto, el color giro pudo haber sido una mutación espontánea del gen s, y no una introducción del mismo por una cruza con Gallus Sonnerati.

Si se realizara un estudio semejante al de Okada y colaboradores en razas de otros países, es posible que se obtuvieran otros resultados. Con la información actual se puede concluir que el ancestro principal del gallo doméstico es el Gallus Gallus, existiendo la posibilidad de otras hibridaciones con otras especies.

Posteriormente, en 1994, Fumihito y colaboradores demostraron que todas las razas de gallos domésticos descienden de una sola subespecie del gallo colorado de la jungla nativo de Tailandia, de acuerdo con la evidencia del ADN mitocondrial.

Estos investigadores compararon las divergencias en las secuencias de ADN y la tipificación del ADN mitocondrial en un grupo de aves domésticas y silvestres. Se usaron ciento 19 aves representando 26 razas de aves domésticas, 32 gallos verdes de Java y 14 subespecies del gallo colorado de la jungla, las cuales fueron estudiadas.

Gallina salvaje.
Gallina salvaje.

Usando estas técnicas modernas, los investigadores eliminaron a todas las aves silvestres, excepto una subespecie del gallo colorado de la jungla (Gallus Gallus Gallus) nativo de Tailandia como el único ancestro común de todos los gallos domésticos.

Estos nuevos descubrimientos, sugieren que la domesticación tuvo lugar hace más de 8000 años en algún lugar de Tailandia o Vietnam, región en la cual aún hoy existe en estado salvaje. En 1988, Okamoto y colaboradores analizaron los cariotipos de las cuatro especies silvestres encontrándolos semejantes. De aquí el valor del estudio más reciente de Fuhimito y colaboradores en 1994.

Foto de Portada: Coliseo Romano (National Geographic)

Tomado Blog Galleros de calleblogspot.com

Articulo tomado de la edición Julio – Agosto 2015