Los gallo – gallinas

Texto de
Pico y Espuela

Mi familia tenía casi un siglo de criar gallo – gallinas colorados o de color grouse sin pérdida de fineza o constitución, aun practicando el inbreeding y linebreeding. Algunos ejemplares llegaban hasta las 9 libras de peso, siempre con las patas y carnes de color blanco, y eran fáciles de criar.

También teníamos gallo – gallinas del color de pudín de higo (plum or fig. puddin), giros con los cuales éramos cautelosos (algunos patas amarillas), y negros. Estos últimos, según leyendas locales, fueron traídos de Persia por los fenicios.

Existen muchas supersticiones sobre gallos de color negro. Durante inicios del Siglo XVIII, Hunt se negó a continuar con los torneos anuales, a menos que los Welsh dejaran de traer sus Diablos Negros (gallo – gallinas negros). Fue en ese entonces que Pembrokshire reto a toda Inglaterra con sus gallos – gallinas negros.

Los gallos – gallinas negros son dudosos en el sentido de que o salen muy buenos, o salen pésimos.

Cuando falleció Callicut heredé sus espuelas y sus gallos, casté un gallo – gallina negro de él, creyendo que era de igual tipo y tan bueno como los míos, pero al producir hijos correlones sacrificamos todo lo que creíamos portaba esa sangre, incluyendo 40 gallos de dos años de edad, verdaderas bellezas con conformación perfectas, aunque desde ese tiempo para acá nos salen algunos gallos de pluma normal, cosa que no sucedía anteriormente. Dos de los negros que se corrieron, del Coronel B, fueron castados de una pareja que le mandé. El gallo padre murió finísimo, su hermana era muy fina, pero aun así produjeron correlones. Anterior a esto, no sabía de cobardía en el linaje. Basado en esta experiencia, como que no sirve para nada hacer la prueba con espuelas del gallo a padrearse.

Le mandé de los gallos – gallinas negros a J. William, quien maneja un rancho en EUA, y arrasó con los yankees. También le mandé unos cuantos a W. Wallece, con igual resultado. A Gilliver le di varios lotes para que los mandara a EUA, pero no he sabido más de ellos.

Hace cuarenta años tuvimos un gallo – gallina giro extraordinario. Ganó en 5 ó 6 torneos durante un período de tres años, pero durante varias semanas en la muda era de lo más cobarde que podrían haber visto. Todos sus hermanos e hijos fueron finísimos, pero ninguno tenía sus habilidades de combate.

Creo que el pago más caro por un gallo lo dio un miembro de la nobleza rusa por un gallo – gallina grouse mío de nombre “Cornish Jack”, después que ganó su quinta lidia.